Dublin, la capital de Irlanda, fue escenario hoy de masivas protestas en contra del confinamiento impuesto por el coronavirus durante la emblemática festividad por el Día de San Patricio que motivó un importante despliegue policial que dejó al menos 16 detenidos.

Las autoridades habían detectado una serie de convocatorias a protestar en las redes sociales contraviniendo así las reglas oficiales decretadas para frenar el avance de la pandemia en el país, que ya suma más de 228.000 casos y unos 4.500 fallecidos a causa de la enfermedad.

La Garda, Policía Nacional irlandesa, desplegó durante toda la jornada un fuerte dispositivo de más de 2.500 efectivos en varios puntos de la capital para impedir actos de desobediencia y hacia la noche reportó la detención de trece hombres y tres mujeres.

Se han presentado cargos contra diez de estas personas, quienes pasaron a disposición judicial, informó el diario local The Irish Times.

La mayoría de los arrestados se encontraban en el centro de Dublín, en la conocida avenida de O'Connell Street, reprodujo la agencia de noticias Europa Press.

Por otro lado, un centenar de personas se manifestaron en Herbert Park, en el sur de la ciudad, en contra de las medidas del confinamiento y el uso de las vacunas.

La Comisionada Adjunta de la Policía, Anne Marie McMahon, lamentó que este no haya sido un Día de San Patricio normal, aunque admitió "el enorme nivel de cumplimiento y responsabilidad social demostrado hoy por los irlandeses, a quienes pidió, como "último esfuerzo", que "no participen en reuniones o fiestas en casa".

El Día de San Patricio es una festividad de origen cristiano que se celebra anualmente el 17 de marzo para conmemorar la muerte del santo patrono de toda la isla de Irlanda, ubicada al noroeste de la Europa continental y que se replica en varios países, incluida la Argentina. (Télam)