Las autoridades colombianas capturaron a dos personas presuntamente vinculadas con el asesinato del fiscal antimafia paraguayo Marcelo Pecci, que fue atacado a tiros en mayo pasado en una isla cercana a Cartagena de Indias, informaron hoy medios locales.

Dos hombres, identificados como Andrés y Ramón, fueron detenidos esta madrugada en Bogotá y la localidad andina de Rionegro, vecina a Medellín, y serán presentados mañana ante un juez, informó el diario El Tiempo.

Según la Fiscalía, los detenidos estaban encargados de la logística del crimen y la entrega del dinero para Francisco Luis Correa, considerado por la justicia como el cerebro del homicidio.

En tanto, fuentes judiciales señalaron que se frustró la captura de Margaret, esposa de uno de los arrestados que estaría en El Salvador, consignó la revista La Semana.

Pecci, de 45 años y fiscal especializado en narcotráfico y lavado de dinero, fue baleado el 10 de mayo en una playa de la isla de Barú, cerca de Cartagena, mientras pasaba su luna de miel con su esposa, la periodista Claudia Aguilera.

El ataque fue realizado por sicarios que llegaron en una moto acuática.

Las autoridades colombianas detuvieron en operativos realizados en junio pasado a Correa y otras cuatro personas por el homicidio, y estos últimos confesaron su responsabilidad y fueron condenados a 23 años de prisión cada uno.

Sin embargo, Correa se declaró inocente y sigue en juicio.

En tanto, el presunto asesino del fiscal, Gabriel Carlos Luis Salinas, fue detenido en diciembre pasado en Caracas.

Según la información de la Policía colombiana, Salinas es quien, al parecer, conducía la moto acuática "en la que se movilizó el homicida" y que lo llevó hasta la playa del hotel de Barú donde Pecci pasaba su luna de miel junto a su esposa.

Colombia solicitó a Venezuela su extradición, pero el Gobierno de ese país dijo que no lo hará porque su Constitución lo prohíbe.

Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares a quienes provean información sobre los responsables.

A lo largo de la investigación internacional surgieron como sospechosas algunas organizaciones criminales como la brasileña PCC (Primeiro Comando da Capital), la venezolana Tren de Aragua y la paraguaya Clan Insfrán.

Pecci, especializado en crimen organizado, narcotráfico, lavado de activos y financiamiento del terrorismo, había investigado a bandas de Brasil, además de lavadores de dinero libaneses de la Triple Frontera de Paraguay, Brasil y la Argentina. (Télam)