El primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, destituyó hoy a la viceministra de Economía, Mona Keijzer, quien cuestionó el pase sanitario contra el coronavirus para acceder a restaurantes, bares y teatros.

Las declaraciones de Keijzer "no son compatibles con las decisiones adoptadas recientemente por el Gobierno", dijo Rutte luego de pactar su salida con el ministro de Economía neerlandés, Eric Wiebes, y con los otros representantes de los otros tres partidos de la coalición de Gobierno.

Keijzer, quien ya había cuestionado el cierre de comercios durante el confinamiento, afirmó tener "grandes dudas" sobre la obligatoriedad de presentar un pase sanitario para ingresar a locales y eventos, según informó la agencia de noticias Europa Press.

"Te das cuenta de que cada vez es más difícil explicar por qué es necesario el pasaporte en un lugar y no en otro", dijo la recientemente destituida viceministra en una entrevista al medio local Telegraaf, cuestionando la postura oficial pactada por el Gobierno y elaborada por compañeros de su propio partido.

Los ciudadanos de Países Bajos que quieran acudir a restaurantes, eventos deportivos o instalaciones culturales deben presentar desde ayer el pase de vacunación contra la Covid-19, una prueba diagnóstica negativa o un certificado de haberse recuperado de la enfermedad.

Tendrán que presentar el documento las personas con edades superiores a los 13 años.

Propietarios de restaurantes de varias ciudades ya anunciaron que no validarán los pases, alegando falta de personal y miedo a posibles agresiones o amenazas por parte de los clientes.

De acuerdo con una encuesta encargada por las autoridades holandesas, casi un tercio de la población cree que la normativa restringe su libertad "demasiado". No obstante, otro 30% apoya la medida.

Las autoridades decidieron relajar algunas medidas a la luz de las bajas cifras de contagio y las altas tasas de vacunación contra el coronavirus.

Entre estas destacan que restaurantes, bares, tiendas, teatros y estadios pueden completar su aforo, la eliminación de las restricciones en escuelas y universidades o la obligatoriedad del uso de la mascarilla. Por su parte, las discotecas aún tienen que cerrar a medianoche. (Télam)