La reforma arancelaria que encaró Ecuador, y que implicó una reducción total o parcial del arancel para 667 productos de 81 industrias, favorecerá a más de 6.000 empresas y dará empleo formal a más de 560.500 trabajadores, destacó hoy la viceministra de Producción e Industria, Carla Muirragui.

En un encuentro organizado por la Cámara Oficial Española de Comercio e Industria de Quito, Muirragui reivindicó las principales líneas de acción de esta medida emprendida por la administración de Guillermo Lasso.

Para Muirragui, la alianza público-privada, “el trabajo en común, el dialogo y el compromiso” fueron claves “para poder llevar a cabo una reforma de tal magnitud en la que las partes implicadas quedaron satisfechas".

Por su parte, la presidenta de la Cámara, Carmen Sánchez-Laulhé, también subrayó la importancia de la reforma a la hora de seguir impulsando el comercio y las relaciones bilaterales.

"Estamos en un momento clave y vemos con optimismo estas medidas por las que está apostando el Gobierno", indicó, según la agencia DPA.

En este sentido, resaltó que España es uno de los mayores socios comerciales del Ecuador “y esta reforma dinamizará e impulsará aún más las relaciones al flexibilizar y facilitar el intercambio".

"Continuar con la apertura y potenciar la atracción de inversión extranjera es fundamental para el crecimiento y desarrollo socioeconómico del Ecuador", remarcó la presidenta de la Cámara, que agrupa a más de 160 empresas ecuatorianas y españolas.

Con la nueva reforma, de los 667 productos contemplados, 590 ahora tienen un arancel cero; 30 estarán gravados en un 5%; 20 en un 10%; y los 27 restantes entre un 15% y 25%.

Entre los sectores más beneficiados por la reforma se encuentran los relacionados con la agricultura, la tecnología, las manufacturas y los vehículos. (Télam)