La directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, aseguró hoy que "no es buen momento para viajar" al exterior en medio de la pandemia de coronavirus que hace que "a cada rato" los países modifiquen sus políticas de restricciones a la entrada y salida de personas, y con nuevas cepas de Covid-19 circulando. "No es un buen momento para viajar en pandemia. No es Argentina el único lugar donde se suspenden vuelos, cambian las restricciones a cada rato. Todos los días los países van cambiando las normas y van apareciendo nuevas cepas. A lo mejor estás en un país donde aparece una nueva cepa, cierran las fronteras y te quedás adentro", argumentó. También advirtió que el propio Gobierno argentino podría disponer el cierre las fronteras se si agrava la situación epidemiológica en el país, decisión que dejaría varados a los ciudadanos que viajaron al exterior en medio de la pandemia.  "La persona que decide salir está asumiendo un riesgo. Si mañana nosotros decidimos cerrar fronteras, esa persona está saliendo en pandemia y sabe que las cosas pueden cambiar de un día para el otro", subrayó en declaraciones a "Pan y Circo", el programa que conduce Jonatan Viale por Radio Rivadavia. "No se si restringirán las salidas. Se están analizando muchas medidas porque estamos preocupados por las variantes que están circulando afuera y todavía no son de circulación comunitaria. No queremos que nada arruine todas estas nuevas libertades que estamos teniendo en las últimas semanas y que permiten que se produzca más y que los chicos vayan a las escuelas", agregó. Carignano informó que debido a la preocupación que genera la variante Delta de coronavirus, que está complicando seriamente la situación sanitaria incluso en países que estaban levantando restricciones como el Reino Unido, se "reforzarán las medidas" para las personas que entren al país. Por un lado se intensificarán las inspecciones en los domicilios declarados por los pasajeros que ingresaron al país desde el extranjero con hisopado negativo, tras constatar un alto nivel de incumplimiento de las cuarentenas obligatorias exigidas a esas personas.  También se preguntará a los pasajeros que lleguen al país si se vacunaron en el exterior y qué tipo de vacuna recibieron. Calculó que cerca de 45.000 de las 58.000 personas que viajaron a Estados Unidos este año se aplicaron una dosis en ese país.  "Estamos mirando al mundo y vemos cómo la cepa Delta embromó todo el proceso de vacunación y apertura en Gran Bretaña. En Israel tuvieron un brote por una persona que no había cumplido la cuarentena y que contagió a gente que tenía las dos dosis de Pfizer", alertó Carignano. "No somos espectadores de esto. Vamos a tomar medidas más fuertes para que esto no pase", avisó la funcionaria. Carignano reconoció que la variante Delta ingresará en algún momento al país, y que los esfuerzos de control se orientan a "retrasar" esa situación lo más posible, con el proceso de vacunación más avanzado.  "No decimos que no va a ingresar. No somos tan ingenuos  porque ha ingresado en todo el mundo. Nadie se ha salvado

Uruguay que venía bastante invicto de un día para el otro se convirtió en el peor alumno. Sabemos que la cepa Delta va a ingresar pero lo queremos retrasar", señaló. "Está demostrado que con la segunda dosis puesta, la efectividad de la vacuna contra la variante Delta es mucho mayor", argumentó. SH/OM NA