Dos deportistas afganos arribados anoche a Tokio para los Juegos Paralímpicos desde París, luego de su evacuación de Kabul, hicieron una llegada "extremadamente conmovedora" a la Villa Paralímpica, contaron los responsables de los Juegos.

Zakia Khudadadi y Hossain Rasouli, llegados a Japón anoche, están listos para participar en los Juegos Paralímpicos, después de haber salido la semana pasada de su país, donde los talibanes tomaron el poder el 15 de agosto.

"Los dos deportistas están aquí en Tokio para cumplir sus sueños, enviando un mensaje muy fuerte de esperanza a muchos otros deportistas del mundo", dijo el portavoz del Comité Paralímpico Internacional (CPI), Craig Spence, citó la agencia de noticias AFP.

"Como se puede imaginar, este encuentro fue extremadamente emotivo", dijo Spence, antes de añadir que "hubo muchas lágrimas de todos en la habitación. Fue un encuentro increíble".

El velocista Hossain Rasouli, que perdió su brazo izquierdo en la explosión de una mina, debía participar en la prueba de los 100 metros pero llegó demasiado tarde para las series que tuvieron lugar ayer, y participará el martes en el concurso de salto en largo.

La taekwondista Zakia Khudadadi competirá en la categoría de menos de 49 kg el jueves (categoría K44).

Craig Spence destacó que la salud mental y el bienestar de los deportistas es la "primera de las prioridades" del CPI.

Pese a la ausencia de los deportistas paralímpicos afganos, su bandera desfiló simbólicamente el pasado martes en la ceremonia de apertura.

(Télam)