El ministro de Salud de Paraguay, Julio Mazzoleni, afirmó hoy que el departamento paraguayo de Alto Paraná, limítrofe con Argentina y Brasil, enfrenta una segunda ola de la pandemia de coronavirus.

"La situación nacional refleja una meseta durante varios meses con algunas oscilaciones, pero en Alto Paraná hay claramente una segunda ola que se está dibujando, que esperemos sea de menor tamaño", dijo el funcionario en una conferencia de prensa.

Las localidades más afectadas por esta segunda embestida del virus son Ciudad del Este, Hernandarias, Presidente Franco y Minga Guazú, todas ellas ubicadas en la denominada Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay, precisó.

Sin embargo, a nivel nacional, Mazzoleni señaló que en la tercera semana de enero hubo un descenso del 18% en los casos, después de que las primeras dos reflejaran las cifras de contagios más altas desde el inicio de la pandemia, a las que atribuyó las conductas durante las fiestas de Navidad y Año nuevo.

De momento, el titular de la cartera sanitaria recomendará al Ejecutivo mantener las mismas medidas para frenar la propagación del virus, por lo que insistió en el respeto del distanciamiento social y el uso de tapabocas.

En cuanto a las vacunas contra la Covid-19, el ministro informó que el mecanismo Covax, creado por la OMS para adquirir y distribuir en forma equitativa el inoculante, adelantó su llegada de las dosis para el país a marzo o abril, reportó el diario ABC Color.

"Sin embargo, hay que mantener la cautela, tener en cuenta que en las últimas semanas hubo un problema sustancial y tensiones debido a la demanda enorme de dosis y dificultades de producción", advirtió y explicó: "Eso afecta a los esfuerzos de compras bilaterales, pero estamos a la espera de la firma de contratos, están encaminados".

Desde el inicio de la pandemia, Paraguay contabilizó 130.917 casos de Covid-19 y 2.681 muertes y, a día de hoy, el 60% de las camas de terapias intensiva se encuentran ocupadas en el país. (Télam)