Una perito independiente argentina, una abogada y una periodista mexicanas denunciaron hoy que fueron espiadas por la extinta Procuraduría General de la República (PGR) de México durante sus trabajos sobre desapariciones forzadas.

Se trata de Mercedes Doretti, del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF); Ana Lorena Delgadillo, de la Fundación para la Justicia, y Marcela Turati, cofundadora de Quinto Elemento Lab y coordinadora del proyecto de investigación #Másde72.

Las especialistas denunciaron irregularidades en los expedientes de la masacre de 196 personas, cuyos cuerpos fueron encontrados en fosas clandestinas en el municipio San Fernando Tamaulipas en 2011.

"Que nunca más un forense sea criminalizado por hacer su trabajo", reclamó Doretti durante una conferencia de prensa realizada en México, según las agencias de noticias AFP y Sputnik.

La PGR se dedicó a perseguir a las víctimas en vez de buscar a los responsables de la masacre de al menos 196 personas en 2011 en el municipio de San Fernando, en Tamaulipas, estado norteño fronterizo con Estados Unidos, según la denuncia del EAAF.

"Es claramente una violación a la libertad de prensa, al derecho a la representación legal y al derecho a una investigación forense independiente", acusó Doretti.

Click to enlarge
A fallback.

En mayo último, la justicia reveló partes de una investigación dirigida en principio contra delincuentes, según la cual la PGR obtuvo información de las tres profesionales como mensajes, llamadas telefónicas y puntos de geolocalización entre 2015 y 2016, bajo el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-18). Esta investigación sigue abierta.

Las tres víctimas fueron incluidas en el expediente "sin sustento alguno y el legajo se mantuvo oculto a los abogados intervinientes en el caso", denunció el EAAF.

Para Turati, espiada también por autoridades mexicanas mediante el software Pegasus, las investigaciones de las fosas la llevaron a concluir que "hay una delincuencia organizada dentro del gobierno", donde existe "un entramado de instituciones que operan la impunidad".

"Esto ya no es solo Pegasus, es todo el aparato (oficial) para tratar de acosar judicialmente, para tratar de censurar", agregó.

Turati y otros 24 periodistas radicados en México aparecieron en una lista de 15.000 números registrados en el software malicioso adquirido por Peña Nieto a la empresa israelí NSO.

En diciembre de 2018, tras la asunción del presidente Andrés López Obrador, la PGR fue reestructurada y renombrada Fiscalía General de la República. (Télam)