La fuga desde Italia del alemán Reinhard Doring Falkenberg, quien estaba libre por cuestiones médicas mientras se esperaba un pedido de extradición chileno por violación a los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), desató hoy la indignación de familiares de víctimas.

El alemán, de 75 años y exjerarca de la Colonia Dignidad, un centro detención y tortura durante la dictadura, fue condenado en Chile en 2005 por estar involucrado en el secuestro y desaparición en 1976 del militante de izquierda ítalo-chileno Juan Maino Canales.

El exjerarca del centro clandestino creado por el exmilitar nazi Paul Schäfer fue detenido en septiembre de este año mientras se encontraba de vacaciones en la localidad toscana de Forte dei Marmi, en el centro de Italia.

Sin embargo, luego de semanas en prisión preventiva, el 18 de noviembre pasado logró, argumentando cuestiones médicas, un régimen de libertad con presentación cotidiana ante las autoridades, situación que aprovechó para fugarse de Italia, según informó la agencia de noticias AFP.

"Por razones que nadie aún ha aclarado, el 18 de noviembre la Corte de Apelaciones de Florencia sustituyó la prisión preventiva de Reinhard Doring por la presentación diaria en dependencias de la policía local, aduciendo supuestas razones médicas y que aún no se había presentado la extradición formal", indicaron Margarita y Mariana Maino Canales, hermanas del hombre por cuyo homicidio se condenó al alemán.

Los familiares, apoyados por la organización en Italia de defensa de los Derechos Humanos 24 Marzo, exigieron "explicaciones" públicas a las autoridades italianas por algo que "se trató de una fuga", señalaron ambas en un comunicado.

Click to enlarge
A fallback.

"Queda demostrado que la Colonia Dignidad tiene aún una red de protección a nivel internacional que les permite preparar este tipo de operaciones para sacar gente de cualquier país", sostienen los familiares.

La Corte de Apelaciones de Florencia y la embajada de Chile en Italia no hicieron comentarios sobre el caso.

En Colonia Dignidad, situada a 350 kilómetros al sur de Santiago, también se cometieron durante décadas abusos sexuales a menores. La existencia del establecimiento solo salió a la luz tras el fin del régimen de Pinochet. (Télam)