Una organización peruana demandó hoy al ministro del Interior y al jefe de la Policía de Perú por la detención de más de 200 personas dentro de una universidad de Lima en el marco de la represión de las protestas contra la presidenta Dina Boluarte.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (Cnddhh) presentó un recurso de habeas corpus y condenó la detención "arbitraria" de manifestantes y el "abuso de poder" durante el operativo de ayer en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

La demanda contra el ministro Vicente Romero Fernández y el general de la Policía Nacional de Perú (PNP), Raúl Alfaro Alvarado, fue recibida por un juzgado de Lima, dijo la Cnddhh en un comunicado, informó la agencia de noticias Europa Press.

La Policía irrumpió en la universidad con tanquetas para desalojar manifestantes que se habían encerrado allí y detuvo al menos a 205 de ellos, en el marco de protestas contra el Gobierno que ya han dejado más de 40 muertos desde el mes pasado.

Autoridades de la universidad dijeron que muchos de los manifestantes eran personas llegadas del interior en los últimos días para una gran protesta, bautizada "toma de Lima", la semana pasada, para exigir la renuncia de Boluarte.

Al igual que en las últimas manifestaciones que han tenido lugar en Perú, las autoridades han restringido el acceso a la Plaza San Martín, ubicada en el centro histórico de Lima, ante las protestas de los estudiantes.

Además, la Cnddhh denunció la supuesta detención de cuatro estudiantes que se encuentran retenidos en la residencia universitaria de la Universidad San Marcos, alegando que las autoridades no han permitido el acceso a los abogados ni a la Fiscalía.

Al término del operativo, varios líderes y organizaciones civiles de derechos humanos han mostrado su solidaridad con los manifestantes antigubernamentales.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos hizo un llamado a las autoridades peruanas para garantizar la "legalidad y proporcionalidad" de la intervención.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su "preocupación" por la "incursión policial, desalojo y detenciones masivas" en la universidad e instó a las autoridades a "rendir cuentas sobre los hechos y garantizar la integridad y debido proceso de todas las personas".

El expresidente de Bolivia Evo Morales, muy crítico con el nuevo Gobierno de Dina Boluarte, condenó el operativo policial.

"Nos solidarizamos con las autoridades, docentes, estudiantes de la Universidad San Marcos y el pueblo del Perú. Al estilo de las peores dictaduras del los años 70 y 80, irrumpieron con tanques y armas a esta casa superior de estudios, sin respetar la autonomía universitaria", ha publicado a través de Twitter.

Las protestas en Perú comenzaron en diciembre tras la destitución y detención del entonces presidente de izquierda Pedro Castillo, a quien sucedió Boluarte en su condición de vicepresidenta.

Al menos 46 personas, 45 manifestantes y un policía, murieron desde que estallaron las protestas, que exigen la dimisión de Boluarte y la liberación de Castillo.

En un intento por aplacar las demandas, en diciembre el Parlamento adelantó los comicios de 2026 a abril de 2024, pero las manifestaciones persisten y el reclamo es por la salida inmediata de Boluarte y los miembros del Congreso. (Télam)