La Defensoría del Pueblo de Colombia solicitó hoy a la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, adelantar la visita de de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) prevista para el 29 de junio, para verificar la situación en el país en el marco de las protestas y las denuncias de abuso policial.

"Someto a su consideración que la referida visita se realice a la mayor brevedad, de ser posible antes de la audiencia sobre la situación de derechos humanos en Colombia prevista para el 29 de junio", sostuvo el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, en una carta enviada a Ramírez, según consignó El Espectador.

Está previsto que una misión especial de la CIDH llegue a Colombia el 29 de junio para una audiencia sobre la situación general de los derechos humanos en el país gobernado por el presidente Iván Duque.

Para Camargo, una visita adelantada, en el marco del llamado Paro Nacional que vive el país, "permitiría que los miembros de la CIDH tengan información real y completa, puedan interactuar personalmente con todos los actores y contribuir a fortalecer los escenarios para la garantía de los derechos humanos".

Además, señaló que la presencia de la CIDH aportaría al esclarecimiento sobre violaciones a los derechos humanos en el marco de las movilizaciones, al tiempo que "facilitaría las negociaciones que están en la mesa, contribuyendo a la consolidación de la confianza", informó la agencia de noticias Sputnik.

El 14 de mayo la CIDH pidió al Gobierno colombiano que permita el ingreso de una comisión para verificar la situación ante denuncias de abuso policial en las protestas, algo que recién fue aprobado esta semana, durante una visita que Ramírez realizó a Estados Unidos.

El lunes último, Ramírez le había dicho a la secretaria ejecutiva de la CIDH, María Claudia Pulido, que el ingreso de la delegación humanitaria no podría concretarse "en este momento", pero le prometió que le enviaría toda la información solicitada y le garantizó que tendría acceso transparente a la información oficial.

Sin embargo, ante las críticas nacionales e internacionales, señaló que si la CIDH quería adelantar su audiencia del 29 de junio, podía hacerlo.

En su carta, Camargo también propone que se realice una reunión o visita preparatoria rápida de un delegado de la CIDH, como sucedió durante el estallido social en Chile, y que, en caso de realizarse, la Defensoría pueda participar.

"Desde ya, la Defensoría del Pueblo pone a su disposición toda su capacidad institucional y logística para contribuir a la realización de esta visita, a fin de que la misma pueda llevarse a cabo en condiciones que permitan cumplir sus objetivos", precisó.

Colombia cumplió ayer un mes del Paro Nacional que nació como rechazo a una reforma fiscal, luego retirada por el Gobierno que decidió militarizar las calles, lo que derivó en represión y acusaciones de abuso sexual por parte de las fuerzas, y en denuncias de disturbios, saqueos y actos de vandalismo en manos de los manifestantes.

Al menos 59 personas murieron durante las protestas, la mayoría a manos de efectivos de la Fuerza Pública, y 866 civiles resultaron heridos, de los cuales al menos 50 sufrieron lesiones oculares por disparos efectuados por la policía, según denuncias de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Además, se detuvo de manera arbitraria a al menos 2.152 personas y se cometió violencia de género contra 87 personas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) y organizaciones de derechos humanos, entre otros, denunciaron ante la comunidad internacional un uso desproporcionado de la fuerza publica. (Télam)