Decenas de iraníes se congregaron hoy frente a la embajada de Francia en Teherán para protestar contra las caricaturas del líder supremo de la República Islámica del semanario satírico Charlie Hebdo.

La revista publicó el miércoles pasado dibujos de Jamenei en apoyo a las manifestaciones en Irán, desatadas desde mediados de septiembre por la muerte bajo custodia policial de Mahsa Amini, tras su arresto por supuesto incumplimiento del estricto código de vestimenta del país.

Irán advirtió a Francia sobre las caricaturas "insultantes" e "indecentes", que aparecieron en una edición especial para conmemorar el aniversario del ataque mortal de 2015 contra la sede del semanario en París.

Los manifestantes, la mayoría estudiantes de seminarios religiosos, se congregaron frente a la embajada en el centro de la capital y prendieron fuego a varias banderas francesas, informó la agencia de noticias AFP.

Ondeando banderas iraníes, sujetaban fotos de Jamenei y carteles que rezaban: "Sacrificaré mi vida por el líder" y "Avergüénzate Charlie Hebdo".

"Vine a apoyar a mi revolución, a mi líder", afirmó Karim Heydarpour, un estudiante seminarista de 17 años.

Manifestaciones similares se llevaron a cabo en la ciudad santa de Qom, a 128 kilómetros al sur de Teherán, informó la emisora estatal.

El vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Nasser Kanani, aseguró hoy que la libertad de expresión no debe usarse como pretexto para "insultar" a la religión.

Francia debe observar los "principios fundamentales de las relaciones internacionales -llamados el respeto mutuo y la no injerencia en los asuntos internos de los demás", señaló.

El jueves, Irán anunció que cerraba el Instituto Francés de Investigación con sede en Teherán como "un primer paso" en respuesta a las caricaturas, después de convocar al embajador francés para expresar su protesta contra la publicación.

Ubicado en el centro de la capital, el centro ya estuvo clausurado durante años, pero se reabrió entre 2013 y 2021 bajo la presidencia del moderado Hassan Rohani en señal de acercamiento de las relaciones bilaterales.

Irán se encuentra convulsionada desde que la joven kurda iraní Amini murió el 16 de septiembre, mientras se encontraba detenida por la llamada Policía de la Moral por un presunto uso inadecuado del velo islámico.

Constantes protestas que siguieron a la muerte de Amini dejaron al menos 300 fallecidos.

Alrededor de 14.000 personas fueron arrestadas, según la ONU, entre quienes se encuentran deportistas, activistas y personalidades del cine y periodistas. (Télam)