Cuba empezará mañana con la administración masiva de la vacuna china Sinopharm en la provincia de Cienfuegos para frenar la rápida propagación de la Covid-19, en lo que será el primer inmunizante extranjero que se usa en la isla y que se suma a los tres de producción nacional.

El director del Instituto Finlay de Vacunas, Vicente Vérez, dijo que espera "un impacto relevante" al combinar la Sinopharm, en dos dosis cada 21 días, con la cubana Soberana plus, en una tercera inyección para personas mayores de 19 años.

Citado por la estatal Agencia Cubana de Noticias, Vérez recordó que el fármaco está aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y si bien no precisó la cantidad de dosis con las que cuenta la isla, afirmó que hay disponibilidad para cubrir a toda la población de Cienfuegos.

Hasta el jueves pasado, Cuba había inmunizado a más de 3,17 de sus 11,2 millones de habitantes, con sus vacunas nacionales Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus.

La medida se toma en momentos en que Cienfuegos, de 403.000 habitantes, reajustó los protocolos de lucha contra la Covid-19 al enfrentar un pico de casos de contagios y muertes.

Solo en la segunda quincena de agosto la provincia tuvo varias jornadas con más de 1.000 casos de nuevos contagios, para un acumulado de 50.300, según la prensa provincial.

De acuerdo al último balance, Cuba tenía un acumulado de 634.161 casos y 5.067 fallecidos.

El ente regulador de Cuba autorizó ya el uso de emergencia de las vacunas Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus, las primeras de América Latina en recibir la aprobación para su utilización de forma masiva.

En total, son cinco los fármacos en investigación en la isla (los otros son Soberana 01 y Mambisa), más un sexto en estudio junto a científicos chinos, llamado Pan-Corona, y que apunta ser un inmunizante de próxima generación que sea más efectivo ante las distintas cepa del SARS-CoV-2. (Télam)