Luego que el Gobierno reconociera una "compleja situación epidemiológica", Cuba volvió hoy a registrar una cifra récord de contagios diarios con 6.750 casos y, en medio de críticas de la oposición, el Ministerio de Salud anunció una serie de restricciones nuevas que empezarán a regir desde el próximo jueves.

El principal brote de la isla, que ya suma 231.568 casos y casi 1.500 fallecidos por coronavirus, se concentra en la provincia turística de Matanzas, a donde el Gobierno envió esta semana una brigada de 500 médicos y enfermeros, así como recursos sanitarios y alimentos, según medios locales.

Además, el Ministerio de Salud anunció hoy un paquete de medidas que empezarán a regir el próximo jueves. Una de las principales es "el aislamiento obligatorio de 14 noches" en hoteles de todos los cubanos que arriben al país por los aeropuertos de Varadero, Matanzas, y de Cayo Coco, en el centro de la isla.

Además, se comenzará a realizar de manera "sistemática los test" rápidos a trabajadores del transporte y del turismo, entre otros sectores económicos que se movilizan constantemente o están en contacto con mucha gente.

Cuba autorizó ayer el uso de emergencia de su vacuna anticovid Abdala, la primera totalmente desarrollada dentro de América Latina, que tiene una efectividad de 92,28% contra el riesgo de contraer Covid-19 con síntomas graves.

Y aunque la campaña de vacunación ya había comenzado, aún no está lo suficientemente avanzada como para frenar el actual brote que tiene la curva de contagios en pleno ascenso, en el peor pico que haya sufrido la isla hasta ahora.

Mientras que el Gobierno habla de "una compleja situación epidemiológica" y anuncia nuevas restricciones, un grupo opositor hoy calificó el contexto actual como "una crisis humanitaria" y pidió establecer "un corredor humanitario" para permitir el ingreso de "las donaciones que muchos cubanos han enviado o están dispuestos a enviar a sus compatriotas y la solicitud de ayuda humanitaria a los organismos internacionales o a países", el llamado Consejo para la Transición Democrática.

En paralelo, un grupo de intelectuales y académicos cubanos publicó una carta abierta en internet con un pedido similar: "Faciliten y viabilicen el proceso para permitir la entrada de medicamentos y enseres médicos al país", y "colaboren con los donantes", pidieron los firmantes.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, rechazó primero las críticas y el reclamo: "Mientras pueblo y Gobierno enfrentan la Covid-19 y destinan todos los recursos a luchar por la salud, quienes bloquean a Cuba intentan articular campañas de descrédito. A pesar de la asfixia económica y el oportunismo mediático, en nuestro país nadie queda, ni quedará desamparado".

Y luego, en la misma red de Twitter, informó que Cuba ya recibió donaciones internacionales: "Cuba ha recibido donativos de insumos médicos de organizaciones y cubanos residentes en el exterior desde 20 países y otros 12 están en proceso de envío.

Nuestros consulados mantiene su vitalidad para tramitarlos. Agradecemos profundamente la solidaridad de nuestros compatriotas." (Télam)