Cuba empezará a vacunar contra el coronavirus a su población pediátrica en septiembre próximo, informaron hoy las autoridades de la isla, que ya están haciendo ensayos clínicos en esa franja etaria que va de los 3 a los 18 años.

En total son cinco los fármacos en investigación en la isla: Soberana 01, Soberana 02, Soberana Plus, Abdala y Mambisa, más un sexto en estudio junto a científicos chinos, llamado Pan-Corona.

La Abdala, que tiene una eficacia del 92,28% según estudios locales, fue autorizada hace una semana para su uso de emergencia y, junto a la otra vacuna más avanzada de Cuba, Soberana 02, son administradas de forma masiva en la isla bajo un modelo denominado intervención sanitaria, con voluntarios de grupos de riesgo y en territorios de mayor transmisión del virus.

El estudio Soberana-Pediatría es el primero autorizado en la nación antillana para personas de tres a 18 años.

Cuenta con una muestra de 350 infantes y adolescentes voluntarios a los cuales se les administrará un esquema vacunatorio heterólogo de 0-28 y 56 días, con dos dosis de los candidatos Soberana 02 y una de Soberana Plus, ambos desarrollados por el Instituto Finlay de Vacunas.

El lunes pasado, los primeros 25 adolescentes incluidos en el análisis recibieron su segunda dosis de Soberana 02.

La muestra se divide en dos grupos: el primero integrado por adolescentes de 12 a 18 y el segundo de niños de tres a 11.

El ensayo tiene como objetivos evaluar la seguridad, reactogenicidad e inmunogenicidad de dichos candidatos.

En tanto, un ensayo clínico pediátrico con la vacuna antiCovid-19 Abdala se inicia hoy en la provincia cubana de Camagüey, con la participarán en dos fases de cerca de 600 niños y adolescentes de ese territorio.

La doctora Sonia Resik, investigadora principal de los estudios con ese inmunizador en el país, precisó que en este ensayo –nombrado Ismaelillo– será evaluada la seguridad e inmunogenicidad del producto, informó la agencia de noticias Prensa Latina.

Los resultados se darán a conocer en octubre y sentarán las bases para extender luego su aplicación a toda la población infantil de la nación

"En su Fase I el estudio fue concebido en dos etapas: una primera, que comprenderá a adolescentes entre 12 y 18 años de edad, seleccionados según los criterios de inclusión, que estén aptos física y mentalmente, y cuenten con el consentimiento de los padres y el asentimiento de los menores", puntualizó Resik.

"Tan pronto se cuente con los primeros datos de seguridad y con la aprobación de la autoridad regulatoria, se pasaría a la semana siguiente a la segunda etapa de la Fase I, que incluirá a un estrato de niños más pequeños, entre tres y 11 años de edad", agregó la experta.

Similar proceder se seguirá luego para enfrentar la Fase II, que permitirá ampliar la muestra a 592 niños y adolescentes, adelantó la especialista.

Cuba espera tener vacunada al 70% de su población en agosto y al 100% antes de finalizar el año y convertirse en el primer país del mundo en inmunizar a toda su población con vacunas propias.

Abdala y Soberana 02 son las únicas candidatas en fase 3 desarrolladas en América Latina. (Télam)