Cuba denunció hoy que sus servidores de internet fueron dañados por un ciberataque iniciado el 11 de julio, cuando se produjo una inesperada serie de protestas antigubernamentales impulsadas, en gran medida, por la situación económica y sanitaria que atraviesa la isla.

La oposición, en cambio, había denunciado que el Gobierno había cortado el servicio de internet cuando empezaron las protestas.

"Denunciamos que el sitio web de nuestra Cancillería ha recibido un ciberataque de denegación de servicios (DDoS) desde el día 11 de julio de 2021 que generó accesos falsos en grandes cantidades comprometiendo nuestros servidores", expresó el Ministerio de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter.

La Cancillería precisó que los ataques fueron generados desde direcciones IP localizadas en Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Turquía, aunque admitió que pueden ser personas desde otras naciones enmascarando la ubicación de sus computadoras.

"Nuestros servidores fueron atacados desde 34 IP y ellas generaron 10.000 accesos simultáneos cada una de ellas. Estas acciones se enmarcan en la guerra cibernética y comunicacional que se genera contra Cuba", agregó el ministerio.

El canciller Bruno Rodríguez denunció esta semana una operación político-comunicacional desde redes sociales con el propósito de generar violencia y un clima de desestabilización que condujera a una intervención extranjera en la isla.

El jefe de la diplomacia cubana responsabilizó al Gobierno de Estados Unidos de avalar estos ataques, gestados desde su territorio, así como a la red social Twitter, que no actuó ante lo que La Habana consideró fue un incumplimiento de sus propias políticas de comunidad. (Télam)