Cuba anunció hoy un nuevo listado de más de 2.000 actividades en las que se permitirá el trabajo privado (cuentapropismo), frente a las 127 que existían hasta el presente, en lo que representa la mayor reforma social encarada por el Gobierno en el sistema socialista que rige en la isla desde 1959.

La medida, que había sido anunciada en agosto por la ministra del Trabajo, Marta Elena Feito, fue aprobada ayer por el Consejo de Ministros, señaló el diario del gobernante Partido Comunista (PCC, único).

Según Feito, como parte del "perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia (privado)", "se elimina el anterior listado donde se recogían las 127 actividades" que los cubanos podían ejercer legalmente y lo amplía a "más de 2.000 actividades en las cuales se permite el ejercicio del trabajo por cuenta propia"

La funcionaria precisó que solo se limitan, total o parcialmente, 124 actividades pero no dio detalles, reseñó la agencia de noticias AFP.

El propósito de esta reforma es facilitar "que el trabajo por cuenta propia continúe desarrollándose", dijo al señalar que quitará ataduras a las fuerzas productivas y permitirá que los cubanos pongan en marcha negocios de un perfil más amplio.

El gobierno viene ampliando desde hace una década las actividades que los cubanos pueden realizar por cuenta propia, las cuales se centran en servicios de gastronomía, transporte y alquiler de habitaciones para el turismo.

La isla, de 11,2 millones de habitantes, tiene actualmente más de 600.000 personas que trabajan por su cuenta, que representan el 13% de la fuerza laboral del país.

Este sector "ha sido duramente impactado por el recrudecimiento del bloqueo" de Estados Unidos bajo la anterior administración de Donald Trump, y "también por los efectos de la pandemia" del coronavirus, indicó Feito.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, dijo que Cuba da un "importante paso para el incremento del empleo, a tono con el ordenamiento monetario del país", refiriéndose a la compleja reforma económica que entró en vigor el pasado 1 de enero y tras un duro 2020 que registró una caída del PIB del 11%. (Télam)