Cuba reabrirá gradualmente sus fronteras a los turistas a partir del 15 de noviembre, sin requerir pruebas de PCR a su llegada como lo hace actualmente, con el fin de reactivar esa vital actividad económica, anunció hoy el Ministerio de Turismo.

"Teniendo el avance del proceso de vacunación en Cuba" y "su efectividad demostrada y la perspectiva de que más del 90% de la población concluirá sus calendarios de vacunación en noviembre, se preparan las condiciones para abrir gradualmente las fronteras del país a partir del 15 de noviembre", dijo el Ministerio en un comunicado, informaron las agencias de noticias DPA y AFP.

Desde hace largos meses, el número de vuelos que llegan a Cuba es muy limitado y sólo unos pocos chárter turísticos rusos y canadienses arriban regularmente a ciertos balnearios del país reservados para tal fin.

Las autoridades exigen que los viajeros lleguen con una prueba de PCR negativa, luego se realicen otra en el aeropuerto a su llegada y estén en cuarentena hasta los resultados de una segunda prueba efectuada cinco días después.

Con la reapertura total de las fronteras, "se relajarán los protocolos higiénico sanitarios a la llegada de los viajeros, los cuales estarán centrados en la vigilancia de pacientes sintomáticos y la toma de temperatura", agregó este lunes el Ministerio.

Además, las pruebas de diagnóstico se realizarán de forma aleatoria, no se requerirá el PCR a la llegada y se reconocerá el certificado de vacunación del viajero.

El turismo, una de las principales fuentes de divisas del Gobierno cubano, se ha derrumbado con la pandemia de coronavirus, que ha obligado a la isla a cerrar parcialmente sus fronteras desde finales de marzo de 2020.

Entre enero y julio, el país recibió 270.639 visitantes extranjeros, apenas una cuarta parte (21,8%) de los captados el mismo período de 2020 (1.239.099).

Privadas de divisas provenientes del turismo, las autoridades han reducido drásticamente las importaciones, lo que ha acentuado la escasez de alimentos y medicinas.

Cuba desarrolló sus propias vacunas contra el coronavirus, Abdala y Soberana, y espera haber vacunado al 92,6% de la población en noviembre. En la actualidad la inmunización alcanza a un tercio de la población.

Ante un fuerte aumento de casos desde hace meses, también lanzó una campaña de vacunación para niños y adolescentes de dos a 18 años, condición que puso para reabrir escuelas.

No reconocidas por la OMS, las vacunas cubanas se basan en una proteína recombinante, la misma técnica en la que están trabajando la empresa estadounidense Novavax y la francesa Sanofi.

Cuba registró en los últimos meses los peores datos de contagio de toda la pandemia y se acerca ya a los 700.000 casos.

En concreto, el Ministerio de Salud Pública tiene registrados 696.904, después de que hoy actualizó el balance oficial con 7.230 casos más.

Al menos 5.788 enfermos fallecieron, 85 de ayer a hoy, mientras que hay 120 pacientes en estado crítico y 280 en estado grave. (Télam)