Cuba iniciará mañana el VIII Congreso del Partido Comunista (PCC), la cita más importante de la fuerza que gobierna la isla, con una agenda en la que sobresale el relevo de Raúl Castro en el liderazgo formal, la respuesta a la pandemia, la profundización de las reformas económicas, el impacto del mayor acceso a Internet y la formación de nuevos cuadros políticos.

Se espera que cerca de mil delegados se den cita hasta el 19 de abril en el Palacio de Convenciones de La Habana, en el encuentro convocado a 60 años de la derrotada invasión de Playa Girón y bajo el título "El Congreso de la continuidad histórica de la Revolución Cubana".

Se trata del organismo supremo del partido único del país, que desde 1975 se reúne regularmente cada cinco años y da una forma final a los documentos que establecen las pautas políticas y económicas, debatidos previamente por los delegados de cada provincia.

En la cita también se eligen las autoridades del PCC, lo que este año será un punto saliente ya que por primera vez desde la Revolución de 1959 el mayor cargo dentro del partido no será ocupado por un Castro.

Fidel fue secretario general hasta 2011, luego tomó la posta su hermano Raúl que a los 89 años se jubila y quien asumirá el puesto será el actual presidente, Miguel Díaz-Canel, de 60 años, y parte de una serie de dirigentes que nacieron en una Cuba ya comunista.

Este recambio generacional no implica transformaciones radicales al modelo socialista y así lo dejó saber José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del PCC, al convocar al VIII Congreso: "La Revolución no se circunscribe a quienes la llevaron al triunfo aquel glorioso 1ro de enero, sino a la voluntad y al compromiso de quienes la han hecho suya en todos estos años, y los que continuarán la obra".

En ese marco, uno de los documentos que se abordarán en el encuentro es sobre la política de cuadros para "fortalecer la unidad del pueblo" ante "los impactos de la política de acoso y real guerra económica" contra Cuba, anticipó el diario oficial Granma.

De acuerdo a ese órgano de difusión, hay un "incremento sostenido en la promoción de mujeres, negros, mulatos y jóvenes" en cargos políticos, pero esto es "aún insuficiente" y no se refleja "en varias entidades del Estado y el Gobierno".

En la cita se avanzará también sobre las reformas económicas anunciadas en el Congreso de 2011, que iniciaron el camino de una mayor apertura con el incentivo a la inversión extranjera y el reconocimiento de la propiedad privada a pequeña escala, pero del que solamente se implementó en un 70%, de acuerdo al PCC.

Estos cambios fueron plasmados en el documento titulado "Lineamientos de la política económica y social", que realiza un punteo de objetivos en temas clave como macroeconomía, inversiones, comercio, turismo y transporte, y que tras este Congreso pasará de 274 a 200 ítems y 165 de los ya debatidos serán modificados, anticipó Granma.

También se prevé modificar un 24% de los 342 párrafos que componen el texto "Conceptualización del Modelo Económico" que analiza el contexto actual para darles "una mayor coherencia con la nueva Constitución", vigente desde 2019 y que señala el carácter "irrevocable" del socialismo.

Vinculado a esto, la pandemia será un tema ineludible ya que, junto al bloqueo histórico que impulsa Estados Unidos, fue el principal responsable de la caída de entre un 8,5% y un 11% del PBI en 2020, de acuerdo a distintas estadísticas del Ministerio de Economía y de la Cepal.

En los primeros 12 días de abril, Cuba reportó 12.162 personas contagiadas, casi la misma cifra de casos confirmados (12.225) desde marzo a diciembre de 2020.

El país, de unos 11 millones de habitantes, acumula cerca de 89.000 casos y poco menos de 500 fallecidos desde el inicio de la pandemia, con una mayor incidencia de positivos en La Habana, pero con una presencia significativa del virus en el resto de la isla.

Esta situación epidemiológica igualmente sigue siendo mejor que la de los vecinos de la región, en un país que además se enorgullece de tener cinco vacunas contra el coronavirus candidatas, dos de ellas en fase 3 de ensayos clínicos, de brindar una excelente atención médica a sus ciudadanos y de enviar un contingente de profesionales de la salud a otras latitudes ante emergencias sanitarias.

Otro asunto a tocar será el mayor acceso a internet que tienen los cubanos, lo que impulsó pequeñas protestas en un país, en el que las autoridades tienen un estricto control de los medios de comunicación y del espacio público.

"El Partido ha incluido en su sistema de trabajo el seguimiento y enfrentamiento a la subversión político-ideológica que tiene en internet y las redes sociales un escenario permanente de confrontación con el enemigo", indicó el PCC.

"El Congreso enfocará su mirada en cómo alcanzar una efectividad superior en todos los ámbitos y formas, utilizando los medios disponibles para asumir la batalla comunicacional con mayor creatividad e inteligencia", concluyó. (Télam)