La decisión de un diputado de la oficialista Liga de rechazar el uso obligatorio del denominado "pase verde", el certificado que regula las actividades para las personas no vacunadas, generó fuertes cruces dentro de la coalición que sostiene al premier Mario Draghi.

"Está claro que la posición de la Liga en la Cámara no es la que necesita el país en esta delicada fase de recuperación", planteó el jefe de bloque del también oficialista partido Democrático, Piero De Luca.

La crítica de De Luca se da luego de que a última hora del miércoles el diputado de la Liga Claudio Borghi votara a favor de suprimir el artículo que establece la obligatoriedad del "pase verde" dentro de la ley que enmarca los alcances del certificado.

Junto a Borghi, en el rechazo al uso obligatorio del certificado que se discutió en la Comisión de Asuntos Sociales de Diuputados, solo votaron los opositores de Hermanos de Italia de la derechista Giorgia Meloni y ex miembros del Movimiento Cinco Estrellas contrarios al Gobierno.

"Pido una aclaración política. ¿Por qué la Liga se metió de hecho contra, y fuera, de la mayoría de Gobierno?", se preguntó el secretario general del PD, Enrico Letta, antes de calificar el voto de Borghi como "una situación intolerable".

El cruce se dio el mismo día que el "pase verde", que habilita la entrada en bares y restaurantes a personas vacunadas o recuperadas del coronavirus, empezara a ser obligatorio también para trenes y aviones internos de media y larga distancia y para el personal docente de todos los niveles.

El certificado, gratuito, se obtiene también con un test negativo de la Covid-19 de no más de 48 horas de antigüedad.

En ese maco, el líder de la Liga Matteo Salvini, sin desautorizar a su diputado, reclamó que haya test gratis para toda la población si el Gobierno que su partido integra decide mantener la obligatoriedad del "pase verde". (Télam)