Croacia informó hoy más de 4.000 nuevos casos de coronavirus, su récord diario por segundo día consecutivo, por lo que el Gobierno anunció un conjunto de medidas que entrará en vigor este sábado y durará al menos hasta el 21 de diciembre.

Entre las restricciones se incluyen el cierre de cafés y restaurantes, aunque a estos últimos se les permitirá la entrega de alimentos.

También estarán prohibidas las bodas y los funerales no podrán tener más de 25 personas y ningún contacto cercano.

El primer ministro, Andrej Plenkovic, aconsejó a la iglesia que transmita las ceremonias religiosas o respete los consejos epidemiológicos, informó el diario británico The Guardian.

Las reuniones públicas deberán ser al aire libre y de hasta 25 personas, mientras que el máximo de participación para las fiestas privadas será de 10.

El espacio utilizable en el transporte público estará restringido al 40% y las panaderías deberán cerrar a las 22.

"Nuestro objetivo es cuádruple: implementar las medidas, ampliar las pruebas, mantener nuestro sistema de salud y prepararnos para la vacunación", dijo Plenkovic, en una conferencia de prensa.

Asimismo, agregó que el Gobierno no consideró imponer un bloqueo.

Plenkovic explicó que el Gobierno intentó mantener un funcionamiento normal durante la segunda ola de la pandemia, pero que el aumento de nuevos casos obligó a tomar medidas más estrictas.

El país de 4,2 millones informó 4.009 nuevos casos y 51 muertes en las últimas 24 horas, por lo que acumula un total de 115.626 infectados, de los cuales 21.725 permanecen activos, y 1.552 decesos desde el inicio de la pandemia.

En tanto, el país vecino Serbia informó un récord de 51 muertes y 7.606 nuevas infecciones en las últimas 24 horas, por lo que se impuso el estado de emergencia en la segunda ciudad más grande de Novi Sad.

Serbia, que tiene una población de 7,2 millones, informó que 148.214 personas contrajeron el coronavirus hasta ahora y 7.579 muertes.

La semana pasada, Macedonia del Norte también estableció un estado de emergencia, incorporando al Ejército y hospitales privados para ayudar a contrarrestar el aumento de las infecciones que ya alcanzaron los 57.451 y los 1.600 decesos. (Télam)