A dos semanas de las elecciones regionales en Bolivia, el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, anunció hoy que la próxima semana se conformará una comisión parlamentaria mixta para investigar a empresas encuestadoras que difundieron datos equívocos en procesos electorales desde 2005.

El legislador denunció la difusión de datos falsos para influir en la opinión pública y cómo esa situación es utilizada por la oposición para declarar posibles fraudes, como sucedió en 2019, según la agencia de noticias Prensa Latina.

La comisión que indagará lo ocurrido en 2005 cuando sondeos pronosticaron 36% de intención de voto para el Movimiento Al Socialismo (MAS) y esa agrupación obtuvo 54% de los sufragios en los comicios, agregó el diputado en conferencia de prensa.

Según Mamani, la situación se replicó en las sucesivas elecciones: en 2009 pronosticaban al MAS 45% y logró finalmente 64%; en 2014 anunciaban 38% y se alzó con 61%, y en 2020 vaticinaban 30% y alcanzó a 55,10%.

La tarea de la comisión será investigar a las firmas encuestadoras y la metodología que utilizan, los acuerdos y resoluciones conjuntos con el Tribunal Supremo Electoral (TSE), así como el universo de personas que participan en los sondeos, el margen de error y otros detalles técnicos.

Más temprano, el expresidente Evo Morales instó a la Asamblea Legislativa Plurinacional (parlamento) a investigar el papel de las empresas encuestadoras con vista a las elecciones regionales que se celebrarán el próximo 7 de marzo, tras una intensa puja entre el oficialismo y la oposición, que pedía la postergación de los comicios.

"La Asamblea Legislativa debería investigar el papel de empresas encuestadoras y proponer una ley, en coordinación con el Órgano Electoral, en torno a los márgenes de errores y responsabilidad que deben asumir como servicio público en el proceso electoral", tuiteó Morales.

El 8 de este mes la justicia ratificó la fecha del 7 de marzo para la realización de las elecciones regionales, al rechazar la demanda de un candidato a la alcaldía de La Paz que buscaba la postergación de los comicios ante la segunda ola de coronavirus.

El exdiputado opositor y ahora candidato del Partido Acción Nacional Boliviano (PAN-BOL) Amílcar Barral argumentó el riesgo de contagios por la Covid-19, según la agencia de noticias ABI y el diario Página Siete.

Sin embargo, el presidente del TSE, Salvador Romero, denegó el pedido al considerar que ya se tenía la experiencia de elecciones en época de pandemia y que había diversas medidas para que no representen un riesgo.

En el mismo sentido destacó que las elecciones presidenciales de noviembre pasado no habían elevado la tasa de contagios.

Otros políticos, como el expresidente Jorge Quiroga, el exministro Oscar Ortiz y el alcalde de La Paz, Luis Revilla, también pidieron al TSE aplazar por la pandemia las elecciones en las que se elegirá a gobernadores, asambleístas departamentales, alcaldes y concejales para los nueve departamentos y más de 330 municipios del país para el período 2021-26.

El TSE anunció que estableció, junto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), sistemas de bioseguridad para las elecciones regionales incluso más estrictos que los aplicados en la votación general de octubre pasado. (Télam)