El expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017) afirmó hoy que su delfín Andrés Arauz fue el candidato más votado en las elecciones generales del domingo último en el país porque "el pueblo no es tonto" y apoyó a su corriente política al contraponer "la tragedia" que vive ahora esa nación con "la prosperidad" que, dijo, se vivió durante su Gobierno.

El exmandatario, que arrastra una condena de ocho años de prisión que adjudica a una persecución en su contra luego de que su sucesor y exaliado Lenín Moreno rompiera el contrato moral con su base electoral y se volcara a implementar políticas neoliberales, realzó en una entrevista con la agencia de noticias AFP la figura de Arauz, de 36 años, que descartó que sea un "títere" suyo.

"El 7 de febrero triunfó la verdad y la gratitud de un pueblo que, además, no es tonto y puede comparar la tragedia que vive ahora con la prosperidad que vivió durante mi Gobierno", comenzó diciendo Correa, para quien, aunque "hubiera sido deseable ganar en una sola vuelta", el resultado electoral fue "espectacular".

Consultado sobre si Arauz podría traicionarlo o ser un "títere" suyo, como dicen sus opositores, respondió: "Cuando no tienen de qué acusar a alguien, tienen que insultarlo. Ya es un argumento ad hominem, no pueden refutar los argumentos, las ideas. Tienen que atacar a la persona, pero es canallesco, porque se trata de una persona joven".

Descartó además que en un hipotético Gobierno de Arauz vaya a volver a Ecuador, "porque la victoria electoral no soluciona los problemas jurídicos".

"Yo me despierto cada día para ver qué nuevo juicio me han puesto. Llevo 39. Ni Al Capone más el 'Chapo' Guzmán ni Pinochet juntos han tenido tantos juicios. Cuando vuelvan las condiciones normales al país, esperamos que (los jueces) hagan lo correcto, y si no, lo harán los jueces internacionales", explicó.

Frente a otra consulta acerca de si estaría dispuesto a una reconciliación, respondió que sí, "con todos por la patria pero en límites éticos".

"Creo que reflejo un poco el pensamiento de Andrés: por el diálogo todo, por la lógica todo, por los argumentos todo, por el bienestar de la patria todo, por el bienestar de nuestros jóvenes todo. Por el poder por la fuerza, nada", agregó.

Acerca del cambio de Gobierno en EEUU y su eventual relación con Ecuador, dijo que el presidente Joe Biden "es una buena persona" y en cambio su antecesor Donald Trump era "un troglodita", pero evaluó que el gigante norteamericano "es una máquina", por lo que no habrá que esperar " que cambie mucho la política exterior hacia América Latina".

Calificó al candidato por el indigenismo Yaku Pérez -que está peleando voto a voto entrar al balotaje frente al banquero Guillermo Lasso- como un hombre "de recontra derecha".

"Mire cómo apoyó el golpe de Estado (en Bolivia) contra Evo Morales, felicitó a (Jeanine) Áñez. Yaku Pérez no es de izquierda, por favor, ni siquiera es indígena. Todo mimético. Es un gran montaje Yaku Pérez. Él tiene el apoyo de la embajada de Estados Unidos".

Finalmente, opinó que el retorno de la relación entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que implementó el Gobierno de Moreno "no es una relación, es sometimiento".

"La (actual) carta de intención con el Fondo Monetario es una verdadera vergüenza nacional, que nos impone flexibilización laboral, disminución del tamaño del estado, privatizaciones, subir el IVA tres puntos pero reducir al mismo tiempo gasto público", detalló.

(Télam)