Unos 2,3 millones de italianos recibieron por lo menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus saltándose el turno correspondiente y sin respetar el orden establecido por el Gobierno, indicó hoy el diario La Repubblica, citando un informe del comisario extraordinario para la emergencia Covid.

"Un número que da miedo. Más de 2.300.000 italianos recibieron por lo menos una dosis de la vacuna", saltando la cola, comunicó el rotativo.

Según precisó, la situación es particularmente grave en las regiones de Sicilia, Calabria, Apulia, Campania y Toscana, donde hasta el 30% del total de las inyecciones fue suministrado a personas que no tenían derecho a recibirlas.

Las autoridades locales lo hacen, "ampliando de manera desmesurada el número de los operadores sanitarios y no sanitarios que deberían estar en la primera línea en los hospitales y dando prioridad a los empleados de los así llamados servicios esenciales".

En esta última categoría "se inscribe quien quiera, desde los jueces y abogados hasta los sacerdotes de Taranto, incluidos los jóvenes seminaristas", destacó La Repubblica.

Ayer, el primer ministro, Mario Draghi, criticó duramente a quienes tratan de inmunizarse sin respetar el orden establecido.

"¿Con qué consciencia estas personas saltan la lista de espera si saben que de esta manera ponen en riesgo a los mayores de 65 años y a los que tiene algunas fragilidades?", comentó.

El total de dosis administradas en Italia es de 12,1 millones, 3,7 millones de ellas con ambas dosis, lo que representa un 6,1% de la población, según datos recabados por el portal OurWorldInData (Télam)