Luego del aislamiento social obligatorio y gracias al incremento de la vacunación en los últimos meses, los países europeos iniciaron un proceso gradual de levantamiento de medidas restrictivas. A pesar de las aperturas, los gobiernos indican que, ante un aumento de casos, se podría retroceder, pero que ven una luz al final del túnel gracias al crecimiento en la aplicación de las vacunas. Desde fines de abril la Unión Europea alcanzó un primer hito, tener a uno de cada cinco ciudadanos con al menos una dosis. Hasta la fecha, la Comisión Europea acordó la aplicación únicamente de cuatro vacunas: Pfizer/BioNTech, Moderna; la bautizada como Janssen de Johnson&Johnson; y la AstraZeneca. La semana pasada, Emmanuel Macron, presidente de Francia, confirmó que, desde hoy hasta el 30 de junio, el país pasará por un desconfinamiento progresivo de cuatro etapas

La primera consta de levantar los viajes intermunicipales y para la próxima semana el regreso de los estudiantes de secundaria y preparatoria. Hasta el momento se incorporaron 5,6 millones de alumnos a las clases presenciales con un protocolo sanitario reforzado En la segunda etapa, que será desde el 19 de mayo, se abrirán las terrazas, cines y museos. A partir de ese momento, el toque de queda nocturno comenzará a las 21hs. "Las medidas serán nacionales, pero podremos activar 'frenos de emergencia' sanitarios si el virus circula demasiado", indicó Macron. La tercera etapa comenzaría el 9 de junio donde el toque de queda se corre a las 23hs. y se permitirá la apertura de cafés, restaurantes y pabellones deportivos. También la oportunidad de realizar eventos de hasta cinco mil personas

Por último, la cuarta etapa será el 30 de junio donde se descarta el toque de queda, pero los bares seguirán cerrados. Por otra parte, las autoridades de Gibraltar, pequeño territorio británico al sur de España, permitieron circular sin mascarillas en la vía pública ya que, el 85% de los adultos y el 98% de los adultos mayores de 60 años se encuentran vacunados.  Además, Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, confirmó que frena la apertura de los viajes al exterior, ya que el 17 de mayo empezarán con nuevas aperturas. Lo que busca el gobierno británico es no alimentar el riesgo asociado a las variantes del virus y a la posibilidad de la reimportación de casos de Covid desde el extranjero. También el país permitió, como prueba piloto, la apertura del primer boliche sin barbijo. La iniciativa duró el 1 y 2 de mayo con una capacidad de tres mil personas por noche. No hubo obligación de usar barbijos, pero los participantes debieron someterse a un hisopado y demostrar el resultado negativo antes de ingresar, y en todo el local había gel desinfectante disponible. Sin embargo, Alemania decidió no reabrir nuevas actividades y seguirá manteniendo las limitaciones dadas. Portugal, España y Grecia esperan en estos días flexibilizar algunas restricciones.  Int/OM NA