Corea del Norte rechazó alrededor de tres millones de vacunas contra la Covid-19 al ratificar que no tiene información de casos positivos y sugerir que se entreguen esas dosis a los países más necesitados, informó hoy Unicef.

La nación fue la primera en imponer un estricto bloqueo cuando selló su frontera en enero del año pasado para evitar la propagación del coronavirus desde China, donde se detectaron los primeros casos antes de dispersarse por el mundo.

Pyongyang insiste en que aún no registró contagios de coronavirus, afirmación que los analistas ponen en duda, aunque sí pagó un enorme precio económico por el bloqueo y el régimen liderado por Kim Jong-un admitió en junio que estaba afrontando una "crisis alimentaria".

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió en junio de una temporada de cosecha peor de lo esperado que, sumada a la reducción en las importaciones, genera un déficit alimentario nacional de 860.000 toneladas, lo que equivale a 2,3 meses de comida.

A pesar de ello, el país comunicó Unicef, que distribuye las vacunas en el marco del programa Covax que busca mejorar el acceso en países de bajos ingresos, que las dosis que les correspondía podían ser administradas a personas en otros Estados.

El ministerio de Salud Pública de Corea del Norte "comunicó que los 2,97 millones de dosis de Sinovac que Covax está ofreciendo a Corea del Norte pueden ser reubicados en países gravemente afectados en vista del limitado suministro mundial de vacunas y el aumento recurrente en algunos Estados", dijo un vocero de Unicef a la agencia de noticias AFP.

Corea del Norte "seguirá en contacto" con Covax "para recibir otras vacunas contra el coronavirus en los próximos meses", añadió.

La Alianza GAVI, codistribuidora global de vacunas, confirmó también a través de un portavoz que "seguirá trabajando con las autoridades de Corea del Norte, al igual que con otros países, para responder a la pandemia". (Télam)