El líder norcoreano, Kim Jong-un, llamó hoy a reforzar las "capacidades nacionales de defensa" en plena escalada de tensiones en la península, mientras que Corea del Sur confirmó que contempla imponer sanciones unilaterales contra su país vecino si finalmente realiza una nueva prueba nuclear.

"La situación actual de seguridad conlleva el peligro de agravarse", dijo Kim, quien también urgió a que el país "logre la meta de aumentar sus capacidades defensivas lo antes posible" para apuntalar su soberanía y reafirmó el principio de "combatir el poder con poder", según la agencia de noticias oficial KCNA.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Corea del Sur, Park Jin, confirmó hoy que su país está considerando imponer sanciones unilaterales contra el vecino del norte, en comentarios efectuados justo antes de su viaje a Estados Unidos para conversar con su homólogo norteamericano, Antony Blinken.

"El Gobierno trató la cuestión sobre la aplicación de sanciones unilaterales contra Corea del Norte y está discutiendo varias medidas detalladas", declaró el ministro en comentarios reproducido por la agencia oficial surcoreana de noticias Yonhap.

Estas declaraciones también tienen lugar después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas fuera incapaz de alcanzar el mes pasado y de manera sorprendente, nuevas sanciones contra Corea del Norte en represalia a sus constantes ensayos de misiles desde principios de año, consignó la agencia de noticias Europa Press.

China y Rusia votaron en contra de una propuesta, cuyo fracaso despertó serias dudas en Corea del Sur sobre la fiabilidad del órgano ejecutivo de la ONU.

El ministro, una vez más, se hizo eco de las informaciones de Inteligencia y ratificó que Pyongyang completó sus preparativos para una prueba nuclear, que sería el primero desde 2017.

Corea del Norte realizó hasta el momento un número récord de test de misiles en lo que va de año, 18, entre ellos algunos con proyectiles balísticos intercontinentales (ICBM).

(Télam)