La canciller de Corea del Norte acusó al secretario general de la ONU, António Guterres, de ser un "títere" de Estados Unidos, por incumplir supuestamente principios de la carta de la ONU como la imparcialidad y la objetividad al haber criticado el lanzamiento de un misil norcoreano.

Corea del Norte probó este año decenas de misiles, incluyendo uno de largo alcance el viernes pasado que pasó por encima de Japón y cayó al mar y cuyo lanzamiento fue duramente criticado por Guterres.

En un comunicado, la canciller norcoreana, Choe Son Hui dijo, calificó de "deplorable" que Guterres haya condenado lo que para su país es un "ejercicio legítimo" para disuadir un ataque de Estados Unidos, que tiene a miles de soldados en Corea del Sur.

"Últimamente me tomo a menudo al secretario general de la ONU por un miembro de la Casa Blanca de Estados Unidos o de su Departamento de Estado", declaró Choe en un comunicado difundido por la agencia de noticias estatal norcoreana KCNA.

"Expreso mi profundo pesar por el hecho de que el secretario general de la ONU haya tomado una actitud tan deplorable, olvidando el propósito y los principios de la Carta de Naciones Unidas y su misión, que es mantener la imparcialidad, objetividad y equidad en todos los asuntos", agregó.

Corea del Norte se encuentra técnicamente en guerra con Estados Unidos y Corea del Sur desde que la Guerra de Corea (1950-1953) terminó con un armisticio y no con un tratado de paz.

Estados Unidos tiene a 28.500 soldados en Corea del Sur.

El Gobierno comunista norcoreano ha desarrollado y probado armas atómicas, algo que está prohibido según la ley internacional y por lo que ha sido sancionado, con el argumento de que debe disuadir una invasión de Estados Unidos.

Asimismo, Choe lamentó que Guterres haya "culpado" a Corea del Norte, "en vez de a Estados Unidos, que lo provocó primero" con una serie de ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur realizados el mes pasado frente a las costas norcoreanas.

"Esto es lo más asombroso y deplorable para mí", se jactó, antes de añadir que esto demuestra que el secretario general "es claramente un títere" de Estados Unidos.

En este sentido, la jefa de la diplomacia norcoreana sostuvo que "recientemente" su Gabinete solicitó al jefe de Naciones Unidas "que considerase el tema de la península de Corea sobre la base de la imparcialidad y la objetividad".

Así, Choe dejó "claro" que la "preocupante seguridad de la península" se debe a "la peligrosa cooperación militar de Estados Unidos" con sus aliados, Corea del Sur y Japón.

"La comunidad internacional debe alzar la voz de que, si se quiere mantener la paz y la estabilidad en la península y la región, es importante restringir y detener las provocativas acciones militares de Estados Unidos", remarcó la funcionaria norcoreana.

El viernes pasado, Corea del Norte lanzó un misil intercontinental que puede transportar varias ojivas nucleares unos 15.000 kilómetros, es decir, suficiente para alcanzar todo el territorio continental estadounidense.

Guterres condenó el lanzamiento del misil e instó a Corea del Norte a desistir "de inmediato de realizar más acciones de provocación".

(Télam)