Corea del Sur declaró el "estado de emergencia" en su capital hasta fin de año ante el persistente aumento de casos de coronavirus, anunció hoy el alcalde interino de Seúl, Seo Jung-hyup.

Corea del Sur informó hoy 271 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, de los cuales 112 corresponden a Seúl, informó el gobierno regional.

Hace dos semanas, el país había registrado su mayor aumento diario de infecciones en casi 80 días, al reportar 313 casos, la primera vez que el número de casos en un día superaba los 300 registrados desde fines de agosto.

A partir de allí, el Gobierno comenzó a diseñar nuevas medidas de contención.

Bajo las nuevas restricciones, el transporte público se verá reducido en un 20% después de las 22 y las reuniones estarán limitadas a diez personas, dijo Seo.

La ciudad también realizará pruebas periódicas de Covid-19 en unos 40.000 trabajadores y usuarios de hospitales, enfermería y guarderías, agregó.

También se introducirán medidas de control de virus más estrictas en instalaciones como centros religiosos, dijo el funcionario, citado por la agencia de noticias AFP.

Asimismo, Seo instó a las personas a abstenerse de realizar reuniones de fin de año y sugirió que los grupos religiosos recurran a los servicios en línea.

El área metropolitana de Seúl también se colocará bajo medidas de distanciamiento social de Nivel 2 durante dos semanas.

Las restricciones comenzarán a regir mañana e incluyen el uso obligatorio de tapabocas en todos los espacios cerrados.

Además, las instalaciones de entretenimiento como clubes deberán cerrar, los restaurantes solo podrán trabajar a modo de entregas y comida para llevar después de las 21, las reuniones se limitarán a menos de 100 personas y las escuelas deberán operar a un tercio de su capacidad.

Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, Corea del Sur acumula 31.004 casos y 509 muertos.

Las medidas adoptadas por el Gobierno surcoreano son un ejemplo de cómo responder a la expansión del virus, según dijo ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS), al criticar duramente a los países europeos por su manejo de la pandemia.

Con una población parecida a la de España, Corea del Sur logró mantener a raya a la enfermedad solo sumando 5.000 casos y 50 fallecidos en el último mes.

En contraste, en el mismo periodo, España sumó más de 530.000 nuevos positivos y 8.000 muertos por Covid-19, lo que superó los datos dramáticos de la primera oleada.

"La gente (en Asia) se involucra de lleno, adoptan comportamientos que dificultan la circulación del virus" y "mantienen la distancia, usan máscaras, se aíslan cuando están enfermos, protegen a los grupos más expuestos", remarcó David Nabarro, enviado especial de la OMS, quien agregó que los países de ese continente tampoco aflojaron las restricciones prematuramente. (Télam)