La coordinadora del equipo de observación electoral de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), la argentina Dolores Gandulfo, afirmó hoy que el punto principal de la agenda del organismo es asegurar que, tras las elecciones del domingo, haya un compromiso de aceptación del resultado.

"Vamos a tener la visión completa entre jueves, viernes y sábado, cuando tendremos las reuniones finales con las fuerzas políticas y los organismos de control, ya con la presencia del titular de la misión, el expresidente de Paraguay Fernando Lugo, que llega hoy a Ecuador", dijo Gandulfo en diálogo desde Quito con Télam.

Pero de acuerdo con los contactos previos, vía teleconferencia y en forma presencial desde su llegada, Gandulfo anticipó: "Lo que estamos poniendo en agenda a partir de eso es la necesidad de que todo este proceso se consolide con la elección del domingo, pero entendiendo también que es fundamental que haya un compromiso de todas las instancias institucionales, y obviamente de las fuerzas políticas, de que se haga un reconocimiento del resultado electoral".

La preocupación se basa en que todo el proceso previo a los comicios del próximo domingo estuvo marcado por la judicialización que, entre otras cosas, impidió que el expresidente Rafael Correa pudiera presentarse como candidato a vicepresidente del postulante de Alianza PAIS, Andrés Arauz.

"Todo este proceso estuvo muy conflictuado, incluso los jueces del Consejo Nacional Electoral (CNE) tienen una sentencia pendiente de destitución; entonces, lo que no queremos es que toda esta situación termine siendo un deslegitimador del resultado electoral, ese es nuestro eje: que no haya ninguna instancia posterior a la elección en la que algunas de las fuerzas políticas o instituciones puedan deslegitimar el proceso electoral", señaló Gandulfo.

La viabilidad de ese objetivo va a depender básicamente de dos factores, explicó.

"Uno es cuán amplio o cuán estrecho sea el resultado de este domingo, y otro es el nivel de participación del electorado, no solo por que es un comicio que se desarrolla en el marco de la pandemia de coronavirus, sino por todo este proceso previo, que fue muy confuso, con mucha información cruzada y mucha campaña sucia, en la que los medios de comunicación tuvieron y tienen un rol importante", señaló la representante de Copppal.

En Ecuador el voto es obligatorio y el promedio de participación del padrón en las elecciones ronda el 70%, señalo la entrevistada, quien también destacó que hay mucha presencia de organismos internacionales como observadores de la elección.

"Esto ha sido algo por lo que el CNE se quiso cubrir y no le ha negado la acreditación a ninguna organización; esta semana también estamos teniendo reuniones con la Unior, que es la organización de órganos electorales, con las defensorías del pueblo, con el Parlasur y con la OEA, que está con una misión mucho más chica de las habituales", indicó.

Respecto del clima que observó en las calles de Quito, a pocos días de la elección, Gandolfo, quien tiene una amplia experiencia en veedurías, lo calificó como "muy pasivo", aunque "hay que tener en cuenta que la circulación está limitada, los autos circulan de acuerdo al número de patente, y además hay toque de queda durante la noche".

En rigor, admitió, nadie puede determinar a ciencia cierta cuál será el nivel de participación en los comicios, pero las encuestas indican que, si bien está bajando, a cuatro días de la elección hay un número importante de indecisos.

"Hubo encuestas que marcaban hasta un 40% de indecisos y hoy la mayoría están en entre el 20 y el 30%; el gran tema aquí tiene que ver con cómo eso puede pasar al nivel de participación", dijo.

"Hay una evaluación que se puede hacer: el correísmo tiene acá mucho acompañamiento militante, por lo tanto el nivel de participación y el acompañamiento para la candidatura de Arauz se espera que sea más alto que el de aquellos que hoy simpatizan con el segundo en las encuestas, que es Guillermo Lasso (CREO)", agregó.

Gandulfo afirmó que "subió mucho en las encuestas Yaku Pérez (Pachakutik), al punto de que se habla de un empate técnico con Lasso y eso puede hacer que el Arauz amplíe su margen"-

No obstante, "hoy por este nivel de indecisos tenemos un panorama todavía muy incierto y nada indica que pueda haber o no una segunda vuelta el 11 de abril", advirtió.

El caso es que en casi todas las previsiones, la fuerza de Arauz está en un 38%, que pudiese extenderse al 40% por este margen de indecisos y de eventual baja participación, mientras Lasso no supera hoy el 25% en ninguna encuesta, salvo la de una consultor ligada a su campaña.

En Ecuador, para ganar en primera vuelta un candidato tiene que sacar más del 40% de los votos con una diferencia mayor a 10 puntos sobre el segundo.

En las proyecciones para una eventual segunda vuelta, hay diferencias si Arauz tuviera que competir con Lasso o si la contienda fuera con Pérez, señaló la enviada de Copppal.

"Yaku Pérez, con quien estuvimos reunidos ayer, es este candidato indígena, con un perfil quizás más de derecha o con un enfrentamiento histórico con el correísmo, se ve creciendo en las encuestas y con una fuerza muy importante en toda la región de Cuenca".

"Si uno ve el panorama regional hay diferencias: Yaku Pérez puede estar ganando en algunas regiones, Lasso en ninguna de las encuestas que vi gana en algunas de las regiones y sí hay una mayoría considerable del correísmo", precisó.

Según Gandulfo, "casi todas las fuerzas admiten que en un escenario de balotaje tiene muchas más chances Yaku Pérez que Lasso para hacerle frente a Arauz" porque "el electorado de Yaku Pérez se dividiría en una segunda vuelta entre Lasso y Arauz, pero el de Lasso iría directamente a Yaku Pérez, por ser muy anticorreísta".

Acerca de la postura del gobierno de Lenín Moreno, exvice de Correa y hoy su enemigo acérrimo, Gandulfo señaló que luego de intentar por todos los medios una postergación de la elección, "ahora está jugando abiertamente a favor de Lasso, incluso con financiamiento, porque tiene una candidata, Ximena Peña, que no mide más de 3% en las encuestas". (Télam)