Continuas tormentas dejaron 15 muertos y tres desaparecidos en la provincia de Shanxi, en el norte de China, informó hoy martes el Gobierno provincial en una conferencia de prensa. Del 2 al 7 de octubre, Shanxi experimentó la mayor inundación de otoño de su historia.

Las prolongadas lluvias han afectado a casi 1,76 millones de personas en 76 regiones de nivel de distrito en toda la provincia, y 120.100 habitantes han tenido que ser reubicados.

Aproximadamente 238.460 hectáreas de cultivos resultaron dañadas y 37.700 viviendas colapsaron o fueron gravemente averiadas, causando pérdidas económicas directas de 5.030 millones de yuanes (780 millones de dólares), indicó la agencia estatal Xhinua.

Click to enlarge
A fallback.

Hasta las 17:00 horas del lunes, el desastre había causado la suspensión de la transmisión de energía en 530 líneas de alta tensión de más de 10 kilovatios, debido a lo cual 332.700 hogares estaban sin electricidad. Más de 6.021 kilómetros de carreteras también fueron dañados, resultando en la interrupción de 32 secciones de autopistas, 72 secciones de carreteras y 3.238 tramos de caminos rurales.

Los departamentos relevantes de Shanxi respondieron con prontitud.

Hasta el lunes, 30 secciones bloqueadas de autopistas en toda la provincia habían reanudado el tráfico, mientras que 19 secciones de carreteras y 2.800 secciones de caminos rurales habían reabierto.

El departamento de suministro de energía envió un total de 12.948 personas y 3.210 vehículos para reparar las instalaciones dañadas.

Como resultado, más del 95 por ciento de los hogares que se quedaron sin electricidad han recuperado el suministro

Xhinua-NA NA