Tres militares bolivianos que fueron detenidos en septiembre último en una alejada zona de Chile, cerca de la frontera con Bolivia, serán expulsados por robo de vehículo, según lo decidido hoy por un tribunal chileno.

Los tres uniformados habían sido detenidos en el Salar de Coipasa, en la frontera entre Bolivia y Chile, por policías alertados sobre el robo de sus vehículos.

El Tribunal de la localidad de Pozo Almonte (unos 1.900 kilómetros al norte de Santiago) ordenó su detención preventiva y, ahora, tras siete meses de proceso judicial estableció una condena de cuatro años de cárcel para los extranjeros.

Pero el magistrado Raúl Santander del tribunal de Pozo Almonte "sustituyó la pena privativa de libertad de los militares bolivianos por la expulsión del territorio nacional, quedando con la prohibición de regresar al país por 10 años, contados desde la fecha en que la sentencia quede firme y ejecutoriada", indicó un comunicado del Poder Judicial consignado por la agencia AFP.

El Ministerio Público (Fiscalía) decidió desistir en la causa que seguía contra de los militares bolivianos "por el delito de robo con intimidación" por lo que fueron condenados "en calidad de autores del delito consumado de porte de armas de fuego prohibidas", según el fallo.

La detención de los militares el año pasado cerca de Colchane generó posturas cruzadas entre el gobierno del entonces presidente chileno, Sebastián Piñera, quien declaró como "grave" el hecho, y el Ministerio de Defensa de Bolivia, que sostuvo en un comunicado que los militares estaban realizando operaciones de combate al contrabando.

Además del contrabando de vehículos, la frontera de Chile con Bolivia también es área de tráfico de drogas y ropa.

Por esa zona también suelen cruzar caminando miles de migrantes indocumentados, en su mayoría venezolanos, que usan pasos clandestinos en su intento por llegar a territorio chileno.

(Télam)