La alcaldesa de la ciudad italiana de Turín, Chiara Appendino, fue condenada hoy a un año y medio de reclusión en un juicio abreviado por la estampida que en 2017 provocó dos muertes y 1.600 heridos y que ocurrió durante un evento por la televisación en directo de la final de la Champions League en una plaza céntrica.

Appendino fue condenada por los delitos de desastre, homicidio y lesiones culposas junto a otros cinco miembros del Gobierno comunal que organizaron la proyección en la Plaza San Carlo de la final que enfrentó a la Juventus de Turín y al Real Madrid a la que asistieron 30.000 personas, según estimaciones.

De acuerdo a la crónica de la época, una broma de un grupo de asistentes difundió el pánico entre quienes se habían congregado frente a las pantallas gigantes desplegadas en la tradicional Plaza San Carlo.

Real Madrid ganaba por 3-1 cuando estalló el caos, que se habría originado cuando un grupo de personas empezó a gritar y a empujar a los concurrentes a la voz de "corran, corran" (algunos hablan de una bomba de estruendo) generando una escena de pánico, recordó hoy el diario Repubblica.

Muchos de los heridos se lastimaron al pisar y caer sobre pedazos de botellas esparcidos en el suelo, detalló Corriere este miércoles.

"No lo esconderé, esta trágica historia me ha marcado profundamente. Los días y meses que siguieron fueron los más difíciles tanto de mi mandato como alcaldesa como de mi esfera privada y personal", reconoció a través de Facebook Appendino, de 36 años y en su cargo desde mediados de 2016, una vez conocida la sentencia. (Télam)