La Corte Suprema de Chile confirmó hoy una condena contra el exagente de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) Miguel Krassnoff, por el homicidio del padre del excandidato presidencial chileno Marco Enríquez-Ominami, Miguel Enríquez, en 1974, con lo que el homicida suma 862 años de cárcel.

"En fallo unánime, la Segunda Sala de la Corte Suprema ratificó la sentencia a Miguel Krassnoff Martchenko a 10 años y un día de presidio en calidad de autor del delito de homicidio calificado del dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), Miguel Enríquez", informó anoche el Poder Judicial a través de un comunicado.

Así, el máximo tribunal rechazó los recursos de casación interpuestos en contra de la sentencia por la defensa del criminal.

El Tribunal estableció que Krassnoff, quien fue agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA, la temible policía secreta de Pinochet) fue autor material del asesinato del dirigente, mientras que los agentes Teresa Osorio y Rodolfo Concha, del mismo organismo, participaron en calidad de coautores y fueron sentenciados a cinco años y un día de presidio cada uno.

"Más de 47 años después de presentadas las querellas, fue condenado uno de los mayores asesinos de la historia de Chile, no solo un extremista sino un militar que deshonró a su patria", señaló hoy Enríquez-Ominami en charla telefónica con Télam.

Enríquez-Ominami, excandidato presidencial y fundador del foro político Grupo de Puebla, agregó que los crímenes de lesa humanidad, por los que Krassnoff acumula un total de 862 años de presidio, evidencian "cómo se utilizó el Estado para combatir ideas y hombres y mujeres portadores de estas ideas, que fueron torturados y asesinados".

"Hoy, casi medio siglo después, puedo decir que Chile es un poco más justo", agregó el dirigente.

"Pienso en mi abuela, que murió con un hijo desaparecido, un yerno desaparecido, un hijo ejecutado, nietos exiliados y separados. Es una noticia que me hubiese gustado que ella hubiera podido leer".

Miguel Enríquez fue fundador del MIR, uno de los principales líderes de la oposición contra la dictadura de Pinochet y en 1974 fue acribillado y ultimado en la vía pública por Krassnoff.

Durante la dictadura de Pinochet más de 28.000 personas fueron torturadas, 3.227 fueron asesinadas y unas 200.000 fueron obligadas al exilio, según cifras oficiales. (Télam)