La Justicia congoleña condenó hoy a un exjefe de guerra a cadena perpetua por crímenes de guerra y violaciones masivas contra civiles en el este de República Democrática del Congo (RDC) a partir de 2010, una decisión que fue celebrada por la ONU y varias organizaciones civiles.

Ntabo Ntaberi, alias "Sheka", fue condenado por "asesinato, violación, esclavitud, reclutamiento de niños de menos de 15 años", indicó el tribunal militar de Goma, en la provincia de Kivu del Norte, que llevó adelante un juicio durante dos años.

"La impunidad no es inevitable", celebró la representante de Naciones Unidas en RDC, Leila Zerrougui.

"Sheka" es el exjefe de guerra del grupo armado Nduma Defense of Congo (NDC), activo en Kivu del Norte, donde afirmaba luchar contra los rebeldes hutus ruandeses.

"Entre el 30 de julio y el 2 de agosto de 2010, ataques contra 13 pueblos [...] causaron 287 muertos, mientras que 380 mujeres, hombres y niños también fueron violados. El NDC, además, reclutó a al menos 154 niños", afirma un comunicado de la ONU que había realizado una investigación tras los hechos.

"Estamos satisfechos con este veredicto, envía un fuerte mensaje a los otros señores de guerra [...] Las víctimas estarán un poco más aliviadas", declaró a la agencia de noticias AFP Kahindo Fatuma, portavoz del colectivo de las víctimas.

"Las autoridades demostraron hoy que podían llevar hasta el final un caso increíblemente complejo, tanto jurídicamente como desde un punto de vista de seguridad", dijo en un comunicado Daniele Perissi, de la ONG Trial International.

"Sheka" se entregó a los cascos azules de la Misión de la ONU en el Congo (Monusco) en julio de 2017.

Su juicio comenzó en noviembre de 2018, junto a tres acusados. Uno fue condenado a la misma pena, otro a 15 años de cárcel y un último fue absuelto.


(Télam)