La Cámara alta del Parlamento alemán dio luz verde hoy a la nueva regulación contra la pandemia elaborada por la futura coalición de Gobierno, en medio de la creciente preocupación de las autoridades sanitarias que las consideran "insuficientes" y no descartan tener que impulsar un confinamiento general .

El nuevo marco legal superó la ratificación parlamentaria, pese a las críticas del grupo conservador, que ayer la rechazó en la Cámara baja y que había amenazado incluso con bloquearla.

La ley contempla medidas como la obligación de presentar el certificado Covid o un test negativo en el entorno laboral y el transporte público, así como la recomendación expresa de practicar el teletrabajo cuando sea posible.

El jefe de Gobierno de Baviera, Markus Soder, anunció en conferencia de prensa que en ese estado federado, con altas cifras de contagios y muertes por Covid-19, se cancelan todos las mercados de Navidad y se cierran a partir de hoy bares, clubes y discotecas durante las próximas tres semanas, informó el servicio de noticias de la radio Deusche Welle

Lothar Wiele, presidente del instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch, advirtió que las restricciones planteadas contra las personas no vacunadas no "bastarán" para frenar la nueva ola de infecciones.

Wiele aludió a la medida tomada ayer por la canciller saliente Angela Merkel y los dirigentes regionales que decidieron que las personas que no se hayan vacunado tendrán vetado el acceso a los lugares públicos.

Click to enlarge
A fallback.

El ministro de Salud alemán, Jens Spahn, por su parte, señaló ante periodistas que no se puede descartar un confinamiento general en el país.

"Estamos en una situación en la que no podemos descartar nada", señaló.

La reforma a la Ley de Protección contra Infecciones fue elaborada por los tres partidos que negocian la coalición de Gobierno que aspira a liderar el socialdemócrata Olaf Scholz junto a verdes y liberales,

Scholz espera someterse a su investidura por el Parlamento, lo que según el calendario de la futura alianza de Gobierno debería ocurrir en torno al 6 de diciembre.

Merkel, en tanto, expresó ayer sus propios recelos ante la nueva ley y consideró que debería haber incluido otra medidas.

El nuevo marco legal sustituirá a la llamada situación epidémica de alcance nacional, que expirará el 25 de noviembre, que permite a los estados federados introducir restricciones sin la aprobación de los parlamentos.

La ley fue aprobada en un momento de gran alarma, ante los sucesivos picos de contagios y los máximos de incidencia que registra Alemania.

Hoy se marcó un nuevo pico de incidencia semanal, con 340,7 contagios por 100.000 habitantes, con el que se acumulan así doce días consecutivos de máximos absolutos en toda la pandemia.

Merkel y los líderes de los estados federados consensuaron ayer, en una reunión en Cancillería, una serie de medidas destinadas a aumentar la presión sobre los no vacunados.

Los líderes regionales reclamaron asimismo al Gobierno central que elabore un proyecto de ley para implantar la vacunación obligatoria en sectores profesionales "sensibles", como personal sanitario y de atención a ancianos y otras personas vulnerables.

La tasa de vacunación en Alemania sigue siendo de las más bajas de Europa, con un 67,9% de la población con la pauta completa. (Télam)