Un día después del paro nacional de los cívicos en contra del proyecto de ley de investigación de ganancias ilícitas, cocaleros, campesinos, interculturales, la Central Obrera y otros sectores marchan hoy en defensa de la bandera wiphala de los pueblos originales y del actual Gobierno de Bolivia.

El Movimiento Al Socialismo (MAS) anunció movilizaciones para hoy en nueve departamentos, y anticipó la presencia del presidente Luis Arce en el eje troncal para respaldar las protestas “contra los opositores”.

Desde horas tempranas, ciudadanos se concentran en diferentes puntos del país para el “wiphalazo”, un evento organizado para desagraviar el símbolo patrio reconocido en la Constitución Política del Estado y despreciado en Santa Cruz, gobernada por el ultraderechista Luis Fernando Camacho, y otras ciudades conducidas por la oposición.

"Esto es primero por el desagravio a la wiphala, que nos identifica todos los pueblos indígenas campesinos, no solo a nivel Bolivia sino a nivel mundial, a todos los pueblos indígenas", explicó a Télam Radio Beymar Acuña, de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia.

"Han quemado nuestra bandera, han querido desaparecer nuestras organizaciones, a los pueblos indígenas en muchos países, en ese sentido nosotros hoy venimos organizándonos desde hace una semana para movilizarnos", completó.

Según un reporte de Bolivia TV, las personas se dieron cita en Yacuiba, Trinidad, Riberalta, Oruro, El Alto, Sucre, entre otras ciudades.

Click to enlarge
A fallback.

Unos 25.000 cocaleros de las seis federaciones del trópico arribaron hoy a la ciudad de Cochabamba para movilizarse.

Acuña insistió ante Télam: "Creemos y tenemos un derecho de autoidentidad como pueblos indígenas, entonces les invito a manifestarse en repudio a estas actitudes del sector fascista que quiere desaparecer nuestra identidad y nuestra cultura".

En tanto, en La Paz, la Central Obrera Boliviana (COB) convocó a todos sus sectores para otra marcha que descenderá desde El Alto hasta la plaza San Francisco.

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, anticipó que Arce estará en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz para “respaldar” las movilizaciones.

“Contaremos con la presencia de nuestro hermano Presidente de Bolivia, por la mañana estará con nuestros hermanos de Cochabamba y al mediodía estará en la sede de Gobierno y por la tarde en Santa Cruz”, aseguró.

Desde la brigada parlamentaria de La Paz, su presidente José Rengel indicó que todas las “organizaciones sociales tenemos que estar en el ‘gran wiphalazo’, porque no podemos soportar más este tipo de humillaciones de los cívicos”, aseveró.

Los cocaleros del trópico se concentraron en la plaza San Sebastián para marchar al centro de la capital del valle para ratificar su defensa de la wiphala.

El 3 de octubre, el expresidente Evo Morales convocó a la movilización.

La protesta masista en defensa de dicha bandera se realiza luego de que el 24 de septiembre, cuando se desarrollaban los actos protocolares por los 211 años de gesta libertaria de Santa Cruz, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, sacó de uno de sus bolsillos una wiphala para que el presidente en ejercicio David Choquehuanca intentara izarla, algo que fue impedido por Camacho, quien decidió dar por concluido el programa oficial.

La situación provocó malestar entre los presentes que cuestionaron el actuar de Camacho y en respuesta los simpatizantes del gobernador agraviaron la bandera de la wiphala que estaba en uno de los mástiles de la plaza y en las ofrendas florales.

En Santa Cruz, la Central Obrera Departamental (COD) dirigida por Rolando Borda convocó a una marcha en defensa de la wiphala, pero además para recordar los 529 años de la “resistencia anticolonial” en referencia a la conquista de América por parte de Cristóbal Colón.

La wiphala es un símbolo sagrado y ancestral que identifica el sistema comunitario basado en la equidad, la igualdad, la armonía, la solidaridad y la reciprocidad. También, se convirtió en un emblema de la resistencia de los pueblos indígena originario; no solo en Bolivia, sino del continente en la historia contemporánea.

Cívicos, expresidentes, políticos de oposición, plataformas ciudadanas y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) se sumaron al paro de ayer convocado por gremiales en rechazo al proyecto de ley de lucha contra la legitimación de ganancias ilícitas que según ellos vulnera la Constitución.

En una evaluación de la jornada de paro, el portavoz presidencial Jorge Richter aseguró que “hubo adhesiones menores" y que "el país funcionó de forma normal”, si bien la conflictividad está “fundamentalmente en Santa Cruz”. (Télam)