La denominada cumbre "Por la Justicia y Libertad", convocada por el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) boliviano exigió libertad para los "presos políticos", entre ellos el exlíder cívico Marco Antonio Pumari, un nuevo padrón electoral y una auditoría de las elecciones generales de 2020.

Representantes de diferentes regiones sesionaron hasta esta madrugada en la reunión convocada por el Comcipo y demandaron a las autoridades judiciales y al Gobierno la liberación inmediata de los “presos políticos”, en relación a la reciente detención preventiva de Pumari, que debe cumplir en la cárcel de San Miguel de Uncía, puntualizó el medio paceño El Diario.

Pidieron "la reforma inmediata del sistema judicial y del Ministerio Público", además, de “recuperar la democracia” a través de un nuevo padrón electoral y con la renovación absoluta de vocales y personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la realización de una auditoría a las elecciones de octubre de 2020.

Asimismo, impulsarán acciones ante la justicia penal internacional y organismos defensores de derechos humanos.

Estaba previsto que legisladores de Creemos y el gobernador cruceño, Luis Fernando Camacho llegaran a Potosí, pero en la ciudad potosina de Betanzos fueron bloqueados y la comitiva resolvió retornar a Sucre, para evitar cualquier tipo de confrontación, añade el reporte.

De la misma manera, el líder de la Alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, y legisladores de su bancada acordaron trasladarse a la Villa Imperial; pero tampoco pudieron llegar.

Click to enlarge
A fallback.

El Cabildo decidió también advertir al gobierno de Luis Arce que Potosí "no permitirá la entrega de los recursos naturales, particularmente el litio, a transnacionales, países extranjeros e intereses de logias masistas”.

Asimismo, aprobó dos convocatorias: una para una marcha nacional por la democracia, libertad y justicia para pasado mañana.

La segunda convocatoria es para un cabildo nacional por la democracia y justicia a realizarse en Santa Cruz el 15 de enero de 2022.

La Justicia de Bolivia decretó el sábado último prisión preventiva durante seis meses para Pumari después de que la Fiscalía le imputase cinco delitos dentro del caso abierto por la violencia y la quema de instalaciones electorales en Potosí en 2019.

De acuerdo con la acusación, Pumari es uno de los líderes de los ataques contra el sistema democrático boliviano de noviembre del año 2019 -y fue uno de los engranajes necesarios para perpetrar el golpe de Estado- que culminaron con la posterior dimisión forzada de Morales.

El excívico está denunciado por la comisión de los delitos de terrorismo y sedición por su rol en las manifestaciones tras las elecciones.

Zulema Mamani, quien en octubre de 2019 era vicepresidenta del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Potosí, señaló que luego de que la Policía "le entregara" a Pumari las instalaciones electorales para que las proteja, el excívico no evitó el saqueo y quema de esas oficinas. (Télam)