La comisión legislativa que investiga el ataque al Congreso estadounidense de seguidores de Donald Trump concluirá hoy sus audiencias con una sesión en horario central en la renovará sus acusaciones de que el exmandatario instigó la insurrección con su mentira de que le habían robado la elección, y no hizo nada para detenerla.

La congresista Elaine Luria, que integra la comisión de siete demócratas y dos republicanos y que votó a favor de imputar a Trump tras el ataque del 6 de enero de 2021, reiteró hoy que no actuó para frenar a los cientos de exaltados que irrumpieron en el Congreso cuando éste certificaba la victoria electoral del presidente Joe Biden.

"Es muy simple. No hizo nada para de verdad frenar los disturbios", dijo la legisladora demócrata de Virginia, a pesar de que "sus asesores lo instaron continuamente a actuar", dijo Luria a la cadena CNN sobre el exmandatario republicano.

Luria agregó que que la comisión examinará las acciones de Trump "minuto a minuto", comenzando por el discurso incendiario que dio cerca de la Casa Blanca, donde alegó que le robaron las elecciones presidenciales de noviembre de 2020, hasta que pidió a los insurrectos, a quienes dijo que eran "muy especiales", que regresaran a casa.

Por otro lado, la vicepresidenta republicana de la comisión, Liz Cheney, dijo que el panel presentará evidencia de que "Donald Trump nunca levantó el teléfono ese día para ordenar a su administración que ayudara".

"Durante varias horas, Donald Trump rehusó a intervenir para detener" el asalto, dijo Cheney.

La comisión citó a numerosos asesores y consejeros de Trump en un esfuerzo por determinar si el expresidente o sus colaboradores planearon o alentaron el asalto que buscó evitar la certificación de la victoria del demócrata Joe Biden.

La audiencia de dos horas de hoy, la octava de la comisión, empezará a las 20 (21 de Argentina). Se espera que sea la última, aunque que el equipo no ha descartado más sesiones.

Para la sesión de hoy se prevén declaraciones en vivo de dos testigos: la antigua secretaria de Prensa adjunta de la Casa Blanca, Sarah Matthews; y Matthew Pottinger, quien integró el Consejo de Seguridad Nacional.

Ambos renunciaron el 6 de enero cuando los seguidores de Trump irrumpieron en el Capitolio.

Los miembros de la comisión dijeron que durante la audiencia también se presentarán extractos de un testimonio en video por parte del entonces abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone.

En una declaración transmitida previamente, Cipollone dijo que no había evidencia de fraude electoral significativo y que Trump debió concederle la victoria a Biden.

Anteriores audiencias de la comisión se enfocaron en el intento de Trump para influir en funcionarios electorales en estados en disputa que Biden ganó por estrecho margen, y en la presión sobre el vicepresidente Mike Pence para que no certificara los resultados de la elección.

La semana pasada, la comisión examinó el impacto de un tuit que Trump envió el 19 de diciembre de 2020, donde instaba a sus seguidores a acudir a la capital del país el 6 de enero para una manifestación que prometió sería "alocada".

Integrantes de milicias de ultraderecha como Proud Boys y Oath Keepers, así como otros seguidores de Trump, percibieron el tuit como un "llamado a las armas", dijeron los legisladores.

Aquel 6 de enero, cerca de 10.000 personas simpatizantes de Trump marcharon hacia el Capitolio y unas 800 irrumpieron en el edificio, en un hecho sin precedentes que dejó cinco muertos, cerca de 140 policías heridos y más de 850 personas arrestadas.

Trump, de 76 años, quien repetidamente dio pistas de que volverá a postularse en los comicios de 2024, fue sometido a un juicio político por la Cámara baja acusado de incitar la insurrección, pero fue absuelto por el Senado.

Se espera que la comisión entregue al Congreso un informe con sus hallazgos durante este otoño boreal.

La comisión podría emitir recomendaciones penales al Departamento de Justicia, dejando en manos del fiscal general Merrick Garlan la decisión de si Trump u otros deberían ser procesados por intentar revertir los resultados de las elecciones de 2020.

Ayer, Garlan dijo que la investigación del 6 de enero es la "más importante" que ha conducido, y enfatizó en que "nadie está por encima de la ley" en el país.   (Télam)