Un juez de la corte suprema de Brasil ordenó hoy al Senado instalar una comisión de investigación de "eventuales omisiones" del Gobierno de Jair Bolsonaro en la lucha contra la pandemia de coronavirus, que batió por segundo día consecutivo un récord de muertes.

La investigación apuntará en particular a "las acciones y omisiones del Gobierno Federal (...), en especial en el agravamiento de la crisis sanitaria en (el estado de) Amazonas, con la falta de oxígeno para pacientes internados", indicó el magistrado Luís Roberto Barroso, del Supremo Tribunal Federal (STF).

La orden atiende a un pedido de 32 de los 81 senadores y fuerza la mano al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, quien resistía esa iniciativa. Sin embargo, minutos después del anuncio dijo en rueda de prensa que acatará la decisión.

"Es importante destacar, como lo señalan los demandantes, que la crisis sanitaria se encuentra actualmente en su peor momento, batiendo lamentables récords de muertes diarias y de casos de infección", argumentó el juez, citado por la agencia de noticias AFP.

Brasil registró hoy 4.249 decesos de covid en 24 horas, con lo cual el total llega a 345.025, superado solo por Estados Unidos. El martes, el balance había sido de 4.195, sobrepasando por primera vez los 4.000 fallecimientos, según las estadísticas del Ministerio de Salud.

En los ocho primeros días de abril se registraron 19.741 muertos, lo cual prefigura un mes peor que marzo, cuando hubo más de 66.000 decesos, más del doble del mes más luctuoso hasta entonces en este país de 212 millones de habitantes.

El número de casos llega a 13,2 millones desde la llegada de la enfermedad al país en febrero de 2020, con 86.652 contagios en las últimas 24 horas.

La respuesta al desastre sanitario sigue marcada por las desavenencias entre alcaldes y gobernadores, partidarios de medidas de aislamiento, y el presidente Bolsonaro, que las rechaza alegando su impacto económico negativo.

Varios estados, como Rio de Janeiro y Sao Paulo, decretaron feriados de por lo menos diez días, sin aliviar sustancialmente la demanda de camas en las unidades de cuidados intensivos al borde del colapso.

En enero, decenas de personas murieron en Manaos, la capital de Amazonas, por falta de oxígeno en los hospitales.

Mientras tanto, la vacunación nacional avanza a paso lento, por falta de insumos. Hasta ahora, cerca de un 10% de la población recibió la primera dosis y 3%, la segunda.

La prestigiosa Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) recomendó prolongar las medidas de distanciamiento social en Rio, afirmando que "aún es prematuro proponer cualquier medida de flexibilización".

Bolsonaro reiteró ayer su rechazo a esas medidas a nivel nacional, regional o local. "No habrá un confinamiento nacional" ni "políticas de quédese en casa, cierre todo", declaró.

En su programa en vivo semanal por las redes sociales, volvió a la carga este jueves, afirmando que "el clima de pavor que se crea en la sociedad no ayuda a salvar vidas".

(Télam)