Las autoridades canadienses cerraron hoy tiendas, negocios y restaurantes de la ciudad de Toronto, la más grande del país, y prohibieron las reuniones en interiores, una medida que durará 28 días y que busca frenar un aumento de casos de coronavirus

El cierre abarca a la ciudad y a Peel, parte del área metropolitana de Toronto, por lo que el bloqueo afecta a unas 4 millones de personas, 2,7 de las cuales viven en la mayor ciudad del país norteamericano.

Las reuniones sociales en interiores o eventos que incluyan a miembros de diferentes hogares están prohibidas y las reuniones al aire libre se limitarán a no más de diez personas, anunció la semana pasada el primer ministro de Ontario, Doug Ford.

Bajo el cierre, los comercios minoristas estarán abiertos solo para la recogida en la vereda, y los restaurantes y bares solo podrán ofrecer comida para llevar.

Ciertos negocios, como supermercados y farmacias, podrán abrir al 50% de su capacidad, informó la cadena de noticias estadounidense CNN.

Los servicios de bodas, funerales y ceremonias religiosas donde se pueda mantener el distanciamiento físico en el interior o al aire libre se limitarán a no más de diez personas, pero las escuelas y jardines de infantes permanecerán abiertos.

En tanto la educación superior se realizará de manera virtual, excepto en los casos de capacitaciones que solo se puedan tomar en persona.

Otras partes de la provincia también se moverán a niveles más altos de restricciones, aunque evitarán un bloqueo total.

El viernes pasado se informaron más de 1.400 nuevos casos de coronavirus en Ontario, lo que eleva el caso total de la provincia desde el inicio de la pandemia a más de 100.000.

"No podemos permitirnos un bloqueo en toda la provincia, por lo que hoy estamos tomando medidas preventivas al bloquear Toronto y Peel (...), necesitamos tomar medidas decisivas", expresó Ford el viernes pasado al anunciar las restricciones.

Ford explicó que, dado que los contagios "están aumentando rápidamente en ciertas regiones", el bloqueo servirá para proteger "hospitales, hogares de ancianos y de atención a largo plazo, y a todas las personas".

La región estuvo luchando contra una tasa de infecciones en rápido aumento, y Toronto se vio particularmente afectada; la ciudad rompió su récord de nuevas infecciones el martes de la semana pasadas e informó de varios cientos de casos nuevos cada día.

Durante el fin de semana, Canadá sumó más de 9.650 nuevos casos y 117 muertos, y acumula desde el inicio de la pandemia 333.808 contagios y 11.502 fallecidos. (Télam)