Empujadas por otro rebrote de violencia extrema, unas 27.435 personas fueron desplazadas de sus territorios en Colombia durante el primer trimestre de 2021, lo que representa un aumento del 177% con relación al mismo periodo del año pasado, informó hoy la Defensoría del Pueblo.

Entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2021 hubo 65 "eventos de desplazamiento masivo", casi el doble que los 35 registrados en los primeros tres meses del año anterior, añadió la entidad en un boletín.

Según el organismo, las principales causas que explican el fenómeno son amenazas, homicidios, reclutamiento forzado, presencia de artefactos explosivos, enfrentamientos entre grupos armados o combates entre el ejército y bandas ilegales.

Tras casi seis décadas de lucha interna, Colombia creía haber pasado su peor página de la guerra con el desarme de los paramilitares (2006) y la guerrilla de las FARC (2017) tras la firma de un histórico acuerdo de paz en 2016.

Ahora un nuevo ciclo violento afecta los campos del país, con una explosión de grupos que se adelantaron al Estado en la reconquista de zonas dejadas por los antiguos rebeldes.

En un comunicado, la ONU rechazó hoy "la violencia ejercida contra comunidades, personas defensoras de derechos humanos, liderazgos sociales y comunitarios, así como excombatientes de las antiguas FARC-EP, situación que se ha agravado en las últimas semanas".

De acuerdo con la organización, siete exguerrilleros fueron asesinados en un lapso de ocho días, reseñaron medios locales y la agencia de noticias AFP.

El partido de izquierda Comunes, surgido del acuerdo de paz, asegura que en total han matado a 271 firmantes del pacto que le valió al entonces presidente Juan Manuel Santos un polémico premio Nobel de la Paz, ya que la población lo había rechazado mediante un plebiscito convocado por su propio Gobierno.

Según el observatorio Indepaz, en lo que va de 2021, Colombia suma 31 masacres, con 116 víctimas cuando el año pasado el mismo organismo dio cuenta de 91 matanzas.

Solo ayer cinco personas fueron asesinadas a tiros en una hacienda cafetera del departamento de Antioquia.

Aunque el acuerdo alivió la violencia política, Colombia vive un conflicto que en casi seis décadas ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcotraficantes, dejando más de nueve millones de víctimas, en su mayoría desplazados, y que el actual Gobierno del mandatario de tendencia derechista, Iván Duque, tampoco supo controlar.

(Télam)