El cancillers de Colombia, Álvaro Leyva, aseguró hoy que las relaciones diplomáticas con Guatemala no corren peligro, después de que en los últimos días ambos gobiernos mantuvieran un cruce de reproches por la acusación de la Fiscalía guatemalteca contra el titular de Defensa colombiano, Iván Velásquez, por corrupción.

"Lo que está sucediendo es absolutamente ridículo", valoró Leyva, quien aclaró que este asunto no es cosa del Gobierno de Guatemala, "sino de un fiscal que está siendo investigado por Estados Unidos", refiriéndose a Rafael Curruchiche, sancionado a mediados de 2022 por "obstruir investigaciones sobre corrupción".

Las relaciones diplomáticas entre ambas naciones se tensaron desde que la fiscalía guatemalteca abrió una investigación contra Velásquez por su labor como miembro de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig) en ese país.

"Rechazamos la imputación que se le está haciendo al ministro de Defensa. Si hay alguien probo que demostró realmente ser un garante en todo lo que tuvo que ver con lo que se presentó en Guatemala fue Velásquez", enfatizó Leyva en RCN, según recogió la agencia de noticias Europa Press.

Como consecuencia, ambos gobiernos llamaron a consultas a sus embajadores, "una respuesta natural", explicó Leyva, mientras que los presidentes se enzarzaron en un cruce de declaraciones.

Por un lado, el guatemalteco Alejandro Giammattei hizo referencia al pasado guerrillero de Gustavo Petro y lo llamó a la "cordura".

En tanto, su par colombiano le respondió en Twitter: "Los cuerdos no llevamos las sociedades al matadero".

Luego amplió el mensaje al señalar que "cordura en política significa luchar contra la corrupción. Quienes permiten que la mafia se apodere del Estado solo conducen a la sociedad al genocidio".

Y agregó: "La historia de Guatemala y Colombia están llenas de genocidios por entregar el Estado a las mafias".

Por su parte, Leyva afirmó que la petición a la representante de Colombia en Guatemala para que regrese y "hablar" no significa que vayan a revisarse las relaciones con ese país, sino más bien es para arrojar "claridad" en todo este asunto.

En lo que respecta a la acusación que implica al ministro Velásquez en el entramado de corrupción tejido por la constructora brasileña Odebrecht cuando éste formaba parte de la Cicig, el responsable de la cartera de Exterior colombiano dijo que su país quiere conocer de qué trata dicha investigación.

Curruchiche, jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) de Guatemala, difundió el lunes un video en que señalaba a Velásquez de avalar, presuntamente de manera irregular, los acuerdos de testigo protegido ("colaborador eficaz") de tres exdirectivos brasileños en el caso de sobornos de Odebrecht en Guatemala.

Velásquez, hoy ministro de Defensa de Colombia, dirigió desde 2013 y hasta su cierre en 2019 la Cicig, un ente adscripto a la ONU que junto al Ministerio Público (Fiscalía) reveló varios escándalos de corrupción.

Según Curruchiche, Velásquez y la exfiscal general Thelma Aldana (2014-2018) otorgaron en 2017 el "visto bueno" para suscribir los acuerdos de colaborador eficaz en medio de la investigación contra Odebrecht, "lo cual denota que tenían pleno conocimiento de las oscuras y corruptas negociaciones que se estaban realizando" con la firma brasileña.

Velásquez rechazó la acusación en un comunicado, tras indicar que no ha "sido notificado de ningún requerimiento por parte de las autoridades de Guatemala".

Por su parte, Petro había salido ayer, desde el Foro Económico de Davos, a respaldar fuertemente a su ministro de Defensa.

"Jamás aceptaré la orden de captura de nuestro ministro Velásquez. Demostró luchar contra la corrupción y no permitiremos que la corrupción lo persiga", expresó a través de Twiiter. (Télam)