El presidente Iván Duque anunció hoy que Colombia acogerá de manera temporal a ciudadanos afganos en tránsito a Estados Unidos que dejan su país luego que los talibanes retornaran al poder tras una resonante victoria que desnudó las falencias de 20 años de intervención militar occidental.

"Colombia se une al grupo de países aliados que va a ofrecer apoyo a Estados Unidos para aquellas personas, nacionales de Afganistán, que le prestaron ayuda a los Estados Unidos por años y que están en proceso de hacer un traslado migratorio a ese país para que estén en Colombia temporalmente", expresó Duque en una declaración conjunta, vía streaming, con el embajador norteamericano, Philip Goldberg.

Duque agregó que el proceso se realiza "en una estricta coordinación" con Estados Unidos, que se hará cargo de todos los costos de la atención de esas personas, cuya cantidad no detalló, pero que según versiones publicadas por el diario The Wall Street Journal serían unas 4.000.

Asimismo, indicó que los afganos llegarán pronto a Colombia y que Estados Unidos contribuirá a la agilidad en los procesos para que su paso sea corto y puedan comenzar rápidamente la regularización de su situación migratoria.

Por su parte, Goldberg agradeció a Duque su colaboración en la atención de los ciudadanos afganos, consignó la agencia de noticias Sputnik.

"Estamos profundamente agradecidos por su generoso anuncio, que señala la compasión del pueblo colombiano hacia los necesitados. Le agradecemos que haya respondido a la llamada para proporcionar apoyo humanitario a los ciudadanos afganos que trabajaron con nosotros para difundir la democracia y la libertad en una región donde esos valores escasean", apuntó Goldberg.

Del 6 al 14 de agosto el movimiento islamista se hizo del control de todas las capitales provinciales y el día 15 entró en Kabul, tomando la ciudad y, como aseguró más tarde, todo el país.

La ofensiva contra las tropas gubernamentales concluyó dos semanas antes de finalizar la retirada de Estados Unidos y sus aliados, tras dos décadas de presencia militar en Afganistán que terminó en rotundo fracaso.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, abandonó el país, mientras que los talibanes afirmaron que aspiran a un "traspaso completo" del poder con "orden y respeto", promesas que no generan confianza en decenas de miles de personas que buscan desesperadamente abandonar el país por miedo al inicio de una masiva represión y de la instalación de un ultraconservador sistema legal. (Télam)