El principal hospital de campaña habilitado para atender casos de coronavirus en Guatemala colapsó hoy por el repunte de contagios y la falta de insumos, lo que obligó a los médicos a cancelar la atención de nuevos pacientes.

"Informamos que, debido al aumento de casos de Covid-19, este centro asistencial ha llegado a su máxima capacidad de atención", precisaron en un comunicado autoridades del Hospital Temporal Parque de la Industria, que funciona en un centro de exposiciones en el sur de la capital.

Agregó que "en este momento debemos de velar por resguardar y preservar la vida de los pacientes que actualmente están ingresados".

"Para los pacientes nuevos que requieran atención y ameriten ingreso hospitalario se contará con el apoyo de los centros asistenciales metropolitanos", concluyó el texto.

El centro de salud fue habilitado por el cuestionado presidente Alejandro Giammattei en marzo de 2020 junto a otros cuatro centros de campaña para atender la pandemia, y cuenta con 300 camas que están ocupadas por 254 enfermos en estado moderado y 46 severos.

Además del tope de la capacidad, el lugar enfrentó en las últimas semanas la carencia de medicamentos, según denunció el personal.

"Estamos exigiendo el abastecimiento de insumos para este hospital", expresó hoy en rueda de prensa Bernan Aragón, uno de los médicos de la institución, según recogieron medios locales y la agencia de noticias AFP

Guatemala, con cerca de 17 millones de habitantes, suma desde marzo del año pasado más de 470.200 casos y casi 12.000 muertos, mientras los contagios rondan los 5.000 por día, según el último parte sanitario.

Para completar un cuadro sumamente crítico, hasta ahora, solo 1,2 millones de personas cuenta con el esquema completo de vacunación.

Giammattei, un médico de formación, enfrenta frecuentes protestas desde hace meses por manifestantes que piden su renuncia al acusarlo de corrupción y mal manejo de la pandemia, así como reclamos porque la inmunización se hace principalmente con vacunas de diferentes casas donadas por países amigos.

El 24 de agosto, el Congreso derogó el estado de calamidad decretado por el mandatario, de tendencia liberal y muy criticado por priorizar la economía por sobre la salud, que ya en marzo dijo que la responsabilidad de cuidados y protocolos preventivos debía recaer sobre la población. (Télam)