El departamento de Cochabamba, el más afectado de Bolivia por la tercera ola de coronavirus y sumido en una dramática escasez de oxígeno, ingresó hoy en una nueva cuarentena rígida hasta el próximo domingo, según lo dispuso el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) para contener el incremento de contagios y muertes.

La resolución fue dispuesta luego de una reunión de más de tres horas y establece que la población solo pueda hacer las compras de la canasta familiar hasta las 14.

En la reunión del COED participaron las autoridades de la Gobernación, alcaldías, Policía, Fuerzas Armadas, entre otros, y se trató especialmente la grave situación que atraviesa el departamento por la falta de oxígeno e insumos médicos.

A partir del próximo lunes y hasta el jueves las restricciones podrían regir desde las 5 de mañana hasta las 19, aunque todo dependerá de una evaluación que se tenga en los próximos días, consignaron los periódicos paceños El Diario y La Jornada.

Otras de las medidas ordenadas por el COED establecen que las actividades deportivas se realizarán sin público, los locales atenderán solo con el 50% de su capacidad y el transporte público solo podrá funcionar con un aforo del 75%.

Durante los últimos días, Cochabamba, con una población de 2 millones de personas, reportó las cifras más elevadas de infectados, situación que se agravó por la falta de oxígeno medicinal.

La situación es tan grave que el país del altiplano ya comenzó a importar este insumo elemental de Chile, Argentina y Brasil.

En paralelo, el presidente Luis Arce anunció hoy por Twitter la llegada de un millón de vacunas chinas para los próximos días, además de otra cantidad igual se pruebas PCR y 1.100.0000 de tests para detectar antígenos a través d la nariz.

“Anunciamos al pueblo boliviano que además del millón de vacunas que llegarán de China, los próximos días arribarán 1,1 millones de pruebas antígeno y 1 millón de pruebas PCR adquiridas a precios preferenciales”, escribió.

El Programa Ampliado de Inmunización (PAI) informó hoy que existen 432.000 dosis disponibles en el país y que el lote que llegará en los siguientes días ayudará a reforzar el plan de inoculación.

Bolivia, uno de los países más azotados de la región, ya en máxima alerta sanitaria por la saturación de camas de terapia intensiva, suma 378.000 casos y 15.000 muertos desde el inicio de la pandemia, según el ultimo reporte oficial.




(Télam)