España, Italia, Grecia, Chipre y Malta reclamaron hoy a la Unión Europa (UE) un reparto equitativo de la responsabilidad en materia migratoria, al firmar una declaración conjunta en la que destacaron la necesidad de que el futuro Pacto Europeo sobre Migración y Asilo "articule una cooperación real y efectiva".

El texto, acordado en una reunión en Atenas, fue firmado por el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, y sus homólogos de Italia, Luciana Lamorgese; Grecia, Notis Mitarachi; Chipre, Nikos Nouris, y Malta, Byron Camilleri, informó la agencia de noticias Europa Press.

Los cinco crearon el grupo "MED 5" (en referencia al Mar Mediterráneo) el año pasado en un esfuerzo para formar un frente unido dentro de la UE.

"Debemos garantizar una solidaridad europea efectiva con respecto a todos los migrantes y solicitantes de asilo, independientemente de la forma en que hayan llegado al territorio de la UE, teniendo en cuenta la necesidad de establecer un mecanismo de reubicación automático y obligatorio", señalan los ministros en la declaración.

Asimismo, los países firmantes ponen de relieve la necesidad de una cooperación "real y efectiva" con los países de origen y tránsito, que sería la única forma de "evitar los movimientos primarios y secundarios, el tráfico de migrantes y la pérdida de vidas".

Otra de las peticiones es establecer un mecanismo europeo de retorno gestionado de forma centralizada, que sea coordinado por la Comisión Europea y apoyado por las agencias de la UE a las que afecte, como Frontex.

El Ministro español destacó que esta reunión fue "fundamental para reforzar nuestra posición negociadora, mantener firme nuestra unión y hablar con una sola voz en la defensa de los intereses de los países de primera entrada".

"España, de manera coordinada con el resto de países MED5, y en permanente contacto con los otros Estados miembro y las instituciones de la UE, mantiene una posición negociadora que se apoya en la defensa de una política europea común de migración, asilo y fronteras, respetuosa de los principios y valores", resaltó.

Las cifras de llegadas a la UE siguen descendiendo año tras año, después de la crisis migratoria de 2015, cuando más de 1 millón de personas entraron a Europa. 

El número de personas que llegó por tierra y mar en 2020 (95.000) supuso un descenso del 23% en comparación con 2019 (123.700 personas) y un 33% en comparación con 2018 (141.500 personas), según cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

(Télam)