Un total de 18 palestinos murieron en lo que va del año a manos de soldados israelíes en zonas de Cisjordania bajo ocupación militar de Israel, la mayor cifra desde 2005, informó hoy el organismo de la ONU para la ayuda humanitaria.

En su informe bimensual, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) dijo que, además de los muertos, más de 200 palestinos resultaron heridos por tropas de ocupación israelíes en operativos en Cisjordania en 2022.

El incidente más grave fue la operación encubierta israelí en la que murieron seis palestinos y 28 más resultaron heridos en las ciudades de Naplusa y Jenín el 25 de octubre y el 3 de noviembre, respectivamente, dijo la OCHA.

Otros cinco palestinos perecieron en cuatro episodios en varios puntos de Cisjordania, el último de los cuales, ocurrido hoy, se cobró la vida de una adolescente de 15 años, agregó el organismo, informó la agencia de noticias palestina Wafa.

Además, la OCHA incluyó en su informe que las fuerzas israelíes restringen el movimiento de los palestinos y han demolido, confiscado u obligado a evacuar 54 inmuebles en Jerusalén este y zonas de Cisjordania alegando la ausencia de licencias emitidas por las autoridades israelíes. Siete de estos inmuebles fueron construidos con ayuda humanitaria o de cooperación.

En consecuencia, han sido expulsadas de sus hogares 35 personas, incluidos 16 menores de edad, y cerca de 200 más resultaron afectadas.

Hasta 41 de estos inmuebles estaban ubicados en la Zona C -de pleno control civil y militar israelí- de Cisjordania, incluyendo 11 que fueron incautados sin preaviso alguno, por lo que sus dueños no han podido presentar recurso.

Otras 13 edificaciones fueron demolidas en Jerusalén este, seis de ellas viviendas que fueron destruidas por sus propietarios para evitar pagar multas a las autoridades israelíes.

La OCHA denunció 23 incidentes en los que los colonos judíos han interrumpido de diversas formas el vareo de los olivares.

En estos incidentes fueron heridos 10 palestinos y ocho miembros de las fuerzas de seguridad israelíes.

Más de 350 olivos resultaron dañados y se han robado grandes cantidades de aceituna, agregó la OCHA. (Télam)