La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó hoy la continua violencia reportada en las cárceles de Ecuador, que ya dejó 121 presos muertos en lo que va de 2021, y urgió "al Estado a adoptar medidas inmediatas" para garantizar la integridad de las personas privadas de su libertad.

La CIDH, que forma parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA), indicó en un comunicado que "condena los hechos de violencia ocurridos en diversas penitenciarías del Estado ecuatoriano, que resultaron en que al menos 121 personas privadas de libertad perdieran la vida".

Agregó que "urge al Estado a adoptar medidas inmediatas y efectivas para garantizar los derechos a la vida e integridad personal de quienes están bajo su custodia, así como para prevenir la repetición de estos hechos", según replicó la agencia de noticias AFP.

Autoridades de Ecuador atribuyen constantes actos de violencia a una disputa entre bandas criminales vinculadas al narcotráfico por mantener el poder.

En febrero se registraron revueltas simultáneas en cuatro de las principales prisiones, donde murieron 79 personas y se registraron escenas de cuerpos decapitados.

Según la Defensoría del Pueblo, en 2020 hubo 103 asesinatos en las penitenciarías del país.

La CIDH reitera en su comunicado que los Estados tienen el "deber ineludible de adoptar medidas concretas e inmediatas para garantizar los derechos a la vida e integridad" de los presos y que Quito "debe tomar acciones efectivas para prevenir y controlar los posibles brotes de violencia en los centros de detención".

Luego de otro amotinamiento con 27 reclusos muertos, el gobierno ecuatoriano cambió en julio a las autoridades al frente del manejo de las prisiones y declaró en emergencia a las cárceles.

Las autoridades anunciaron la semana pasada la ampliación de la capacidad carcelaria dentro de un plan para reestructurar el "precario" y "caótico" sistema penitenciario, y anunció la entrega de 75 millones de dólares durante los próximos cuatro años para "construir" y "adecuar un centro penitenciario de máxima seguridad y otro más pequeño de máxima-máxima seguridad".

Ecuador tiene actualmente 65 prisiones con capacidad para unas 30.000 personas, pero que albergan a 39.000. El índice de hacinamiento bordea el 30%.

En 2020, según la Defensoría del Pueblo, hubo 103 asesinatos en las cárceles. (Télam)