Unas 400 personas debieron escapar y cerca de un millar están confinadas en el noroeste de Colombia por los combates entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla reconocida en el país, y el Clan del Golfo, la mayor organización narco.

La denuncia fue hecha por la Defensoría del Pueblo, que reseñó que desde el lunes integrantes de las dos organizaciones se enfrentan en una zona rural del municipio de Medio San Juan, en el departamento de Chocó.

A partir de esa disputa, "al menos 400 personas se desplazaron" hacia el vecino poblado de Istmina "y alrededor de 1.000 personas de comunidades vecinas se encuentran confinadas y en alto riesgo de desplazamiento forzado", informó la Defensoría, según la agencia AFGP.

El Ejército, en tanto, anunció el despliegue de unos 150 uniformados para retomar el control de la zona, en la que se habrían instalado minas.

Noticias Caracol difundió imágenes en las que se ven a los pobladores, la mayoría afrocolombianos, huyendo en pequeñas embarcaciones por el río, mientras se escuchan disparos.

En el marco de su política de "paz total" –para lo cual envió un proyecto al Congreso-, el gobierno de Gustavo Petro está próximo a abrir negociaciones con el ELN y pretende también conversar con el Clan del Golfo que comandaba Dairo Úsuga, alias Otoniel, el poderoso capo extraditado este año a Estados Unidos.

La guerrilla y el brazo armado del narco se disputan en Chocó las rutas del tráfico de cocaína. (Télam)